viernes, 29 de septiembre de 2017

7 SISTEMA TEGUMENTARIO DE LOS MOLUSCOS


El recubrimiento de los moluscos se divide en dos regiones, la concha u el mando. Sin embargo en este capítulo nos enfocaremos explosivamente en el manto, pues la información de la concha ya la discutimos en la unidad del sistema esquelético (ver, sistema esquelético de los moluscos). La pared corporal de los moluscos comprende tres capas reconocibles: la cutícula, la epidermis y los músculos. La cutícula se compone en gran parte de varios aminoácidos y proteínas esclerotizadas (conchina), pero aparentemente no contiene quitina (excepto tal vez en el caudofoveatanos). La epidermis es generalmente una sola capa de células cuboidale columnares, que son ciliadas en la mayor parte del cuerpo. Muchas de las células epidérmicas participan en la secreción de la cutícula, mientras que otras parecen ser diferentes tipos de glándulas secretoras. La función de la mayoría de estas glándulas no se conoce, pero algunas secretan moco y son muy abundantes, especialmente en la superficie del cuerpo ventral. 

Otras células epidérmicas especializadas se producen en la pared del cuerpo dorsal, o manto. Estas células constituyen las glándulas de la cáscara de los moluscos, que producen las espículas calcáreas o conchas características de este filo. Aún otras células epidérmicas forman papilas epidérmicas sensoriales u otros receptores. La epidermis y la capa muscular externa suelen estar separadas por una membrana basal y ocasionalmente por una dermis. La pared del cuerpo normalmente incluye tres capas distintas de fibras musculares lisas: una capa circular externa, una capa diagonal media y una capa longitudinal interna. Los músculos diagonales están a menudo en dos grupos con las fibras que se organizan en ángulos rectos el uno al otro. El grado de desarrollo de cada una de estas capas musculares difiere entre las clases (por ejemplo, en solenogastros las capas diagonales están frecuentemente ausentes).

Ya hemos insinuado el significado de la cavidad del manto y su importancia en el éxito del bauplan molusco. Aquí ofrecemos un breve resumen de la naturaleza de la cavidad del manto, y su disposición en los grupos principales de moluscos. El manto, como su nombre lo indica, es un órgano en forma de lámina que forma la pared del cuerpo dorsal, y en la mayoría de los moluscos crece durante el desarrollo en forma de uno o dos pliegues que contienen capas musculares y canales hemocoelicos. Este crecimiento externo crea un espacio entre el pliegue del manto y el cuerpo propiamente dicho. Este espacio, la cavidad del manto (o pálido), puede estar en forma de surcos poco profundos, o una o dos grandes cámaras a través de las cuales el agua pasa por acción ciliar o muscular. En general, la cavidad del manto alberga las branquias, o ctenidia, y recibe el material fecal del ano y los productos de los sistemas excretor y reproductivo. En algunos casos, el agua entrante también transporta alimentos para la alimentación en suspensión.

7.1 Manto en los quitones

La cavidad del manto de los quitones es un par de ranuras palliales largas situadas a lo largo de los lados del pie. El agua entra en estas ranuras desde el frente y los lados, pasando medialmente sobre los ctenidios y luego hacia atrás entre la ctenidios y el pie. Después de pasar por encima de los gonoporos y nefridióforos, el agua sale del extremo posterior de las ranuras y saca el material fecal del ano. 

7.2 Manto en gasterópodos

La cavidad del manto único de los gasterópodos se origina durante el desarrollo como cámara situada posteriormente. A medida que avanza el desarrollo, sin embargo, la mayoría de los gasterópodos sufren torsión de la cáscara y masa visceral para llevar la cavidad del manto hacia delante, sobre la cabeza. Nuevamente, el agua que atraviesa esta cámara fluye sobre los ctenidios, el ano, los gonoporos y los nefridióforos. Un gran número de modificaciones secundarias en este plan han evolucionado en los miembros del clado Gastropoda, incluyendo el cambio de los patrones actuales, la pérdida de ciertas estructuras asociadas, e incluso "detorsion", el manto de hecho queda encerrado debajo del cascarón.


7.3 El manto de los bivalvos

Los bivalvos poseen un par de grandes cavidades en el manto, una a cada lado del pie y la masa visceral. Los pliegues del manto alinean las cáscaras colocadas lateralmente, y a menudo se producen posteriormente como sifones inhalantes y exhalantes, a través de los cuales el agua entra y sale de la cavidad del manto. El agua pasa a través de las ctenidias, que extraen el material alimenticio suspendido y realizan el intercambio gaseoso, a través de los gonoporos y nefridióforos, y pasan el ano mientras sale a través del sifón exhalante.

7.4 El manto en los escafópodos

Los escafópodos llevan una concha cónica, tubular. El agua entra y sale de la cavidad del manto alargada a través de la pequeña abertura en la cáscara y fluye sobre la superficie del manto, que, en ausencia de ctenidia, es el sitio de intercambio gaseoso. El ano, los nefridióforos y los gonoporros también se vacían en la cavidad del manto. En todos los casos anteriores, el agua se mueve a través de la cavidad del manto por la acción de los cilios. En los cefalópodos, sin embargo, los músculos del manto altamente desarrollados y altamente inervados realizan esta función. 

La superficie corporal expuesta y carnosa de los calamares y los pulpos es, de hecho, el propio manto. El manto de estos moluscos, que no está restringido por una concha externa, se expande y se contrae para atraer agua hacia la cavidad del manto y luego lo fuerza a través de un estrecho embudo muscular (= sifón). Este chorro de agua exhalante proporciona un medio de locomoción rápida para la mayoría de los cefalópodos. En la cavidad del manto el agua pasa sobre la ctenidia, el ano, los poros reproductivos y las aberturas de excreción. Las notables cualidades adaptativas del plan del cuerpo de los moluscos se manifiestan en estas variaciones en la posición y función de la cavidad del manto y sus estructuras asociadas. 

De hecho, incluso la naturaleza de muchas otras estructuras está influenciada por la disposición de la cavidad del manto. El hecho de que los moluscos hayan podido explotar con éxito una amplia gama de hábitats y estilos de vida puede explicarse en parte por estas variaciones, que son centrales en la historia de la evolución de los moluscos. 

Referencias generales de libros: 

(Belk & Maier, 2013; Brusca et al., 2003; Hoefnagels, 2015; Kardong, 2011; Karp, 2013; Mason et al., 2014; Moore, 2006; Rhoades & Bell, 2013; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013; Stern et al., 2008; Wayne, 2009)


No hay comentarios:

Publicar un comentario