miércoles, 9 de agosto de 2017

¿Es la evolución predecible? Lo que dicen los dinopollos



Creo que a estas alturas del partido muchos debemos estar familiarizados con dinosauros aviares y no aviares que presentan una inusual disposición de las plumas de sus patas, y es que parece que tuvieran un segundo par de alas. El más notable de estos seres extintos tal vez es Microraptor guy. Sin embargo la pregunta del millón es ¿realmente esto fue una sorpresa para los biólogos en su momento hace ya casi unos 10 años? Tal vez la respuesta es un sorprendente no gracias a un biólogo llamado William Beebe 1877-1962. Beebe fue un naturalista estadounidense, ornitólogo, biólogo marino, entomólogo, explorador y autor. Lo recuerdan por las numerosas expediciones que realizó para la Sociedad Zoológica de Nueva York, sus inmersiones profundas en la Batisfera y su prolífica escritura científica para audiencias académicas y populares.

William Beebe es considerado uno de los fundadores del campo de la ecología, así como uno de los principales defensores de la conservación del siglo 20. También es recordado por varias teorías que él propuso sobre la evolución aviar que ahora se consideran haber estado delante de su tiempo, particularmente su hipótesis de 1915 que la evolución del vuelo del pájaro pasó a través de una etapa de cuatro alas o de "Tetrapteryx".

Junto con su análisis de la filogenia del faisán y sus estudios sobre la vida en las islas Galápagos, Beebe consideró que una de sus contribuciones más importantes al campo de la biología evolutiva era su hipótesis de que los ancestros de aves pasaron por lo que él denominó "Tetrapteryx/ cuatrialado", con alas en sus miembros delanteros y traseros. Beebe basó esta teoría en su observación de que las crías y embriones de algunas aves modernas poseen largas plumas de canilla en sus piernas, que él consideraba un atavismo; También notó vestigios de alas de pierna en uno de los ejemplares de Archaeopteryx. Beebe describió su idea en un artículo de 1915 publicado en Zoologica, titulado "Una etapa de Tetrapteryx en la ascendencia de las aves" (Beebe, 2015). 

Gerhard Heilmann discutió la hipótesis de Tetrapteryx de Beebe en longitud considerable en su libro de 1926 El origen de las aves. Heilmann examinó crías de muchas otras especies de aves, ambas estrechamente relacionadas con las estudiadas por Beebe y pertenecientes a especies más primitivas, con la esperanza de encontrar evidencia adicional para las alas de pierna que Beebe había documentado. Después de no encontrar tal evidencia, Heilmann rechazó en última instancia la hipótesis de Tetrapteryx de Beebe, y éste seguió siendo el consenso entre ornitólogos para las varias décadas próximas. Beebe, sin embargo, continuó avanzando su hipótesis de Tetrapteryx tan tarde como los años 40.

En 2003, la hipótesis de Tetrapteryx de Beebe fue apoyada por el descubrimiento de Microraptor gui, un pequeño dinosaurio emplumado que poseía plumas de vuelo asimétricas en sus miembros delanteros y traseros. La hipótesis de Tetrapteryx de Beebe ahora se considera una predicción de la anatomía y de la postura probable del deslizamiento de Microraptor gui. El descubrimiento de este animal ha tenido el efecto de resucitar la teoría de Beebe de que las plumas de las piernas desempeñaron un papel importante en el origen del vuelo de los pájaros, así como el hecho de que la evolución, como cualquier otra teoría científica es capaz de realizar predicciones de índole cualitativo sin necesidad de echar mano directamente a su fundamento matemático.

Referencias

Beebe, W. (1915). A tetrapteryx stage in the ancestry of birds. Zoological Society.
Berra, T. M. (1977). William Beebe: an annotated bibliography. Shoe String PressInc.
Sterling, K. B. (Ed.). (1997). Biographical dictionary of American and Canadian naturalists and environmentalists. Greenwood Publishing Group.


No hay comentarios:

Publicar un comentario