domingo, 16 de julio de 2017

8 EL PROBLEMA DE LOS PLÁSTICOS, PROMESAS DE UN MUNDO MAS LIMPIO

Traducido de (Thompson et al., 2009): https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2873021/

Muchas de las aplicaciones actuales y los beneficios previstos del plástico siguen los descritos por Yarsley y Couzens en los años 40. Su explicación de los beneficios que los plásticos traerían a una persona nacida hace casi 70 años, al principio de esta "era plástica", fue contada con mucho optimismo: Es un mundo libre de polilla y óxido y lleno de color, un mundo en gran parte construido de materiales sintéticos hechos de las sustancias más universalmente distribuidas, un mundo en el que las naciones son cada vez más independientes de los recursos naturales localizados, un mundo en el que el hombre , como un mago, hace lo que quiere para casi todas las necesidades (Yarsley & Couzens 1945, p.152). Se anticipó la durabilidad de los plásticos y su potencial para diversas aplicaciones, incluyendo el uso generalizado como artículos desechables, pero los problemas asociados con el manejo de desechos y los desechos plásticos no lo fueron. De hecho, las predicciones eran «cuánto más brillante y más limpio sería un mundo que el que precedió a esta era plástica» (Yarsley y Couzens, 1945, pág.

Este trabajo sintetiza la comprensión actual de los beneficios y preocupaciones que rodean el uso de plásticos con miras a los desafíos, oportunidades y prioridades para el futuro. El contenido se basa principalmente en (Thompson et al., 2009).

8.1 ¿Que son los plásticos?

Los plásticos son materiales económicos, ligeros, durables, resistentes a la corrosión, con altas propiedades de aislamiento térmico y eléctrico. La diversidad de polímeros y la versatilidad de sus propiedades se utilizan para hacer una amplia gama de productos que traen avances médicos y tecnológicos, ahorro de energía y muchos otros beneficios sociales (Andrady & Neal 2009). En consecuencia, la producción de plásticos ha aumentado sustancialmente en los últimos 70 años, de alrededor de 0,5 millones de toneladas en 1950 a más de 260 millones de toneladas en la actualidad. Solamente en Europa, la industria de plásticos tiene una facturación de más de 300 millones de euros y emplea a 1,6 millones de personas (Plastics Europe 2008). 

Casi todos los aspectos de la vida cotidiana implican el plástico, el transporte, las telecomunicaciones, el vestido, el calzado y los materiales de embalaje que facilitan el transporte de una amplia gama de alimentos, bebidas y otros bienes. Existe un potencial considerable para las nuevas aplicaciones de los plásticos que aportarán beneficios en el futuro, por ejemplo como nuevas aplicaciones médicas, en la generación de energías renovables y en la reducción de la energía utilizada en el transporte (Andrady & Neal 2009).

8.2 Mezclas poliméricas

Los polímeros de plástico virgen rara vez se utilizan por sí mismos y típicamente las resinas de polímero se mezclan con diversos aditivos para mejorar el rendimiento. Estos aditivos incluyen cargas inorgánicas tales como carbono y sílice que refuerzan el material, plastificantes para hacer el material flexible, estabilizadores térmicos y ultravioleta, retardantes de llama y colorantes. Muchos de estos aditivos se utilizan en cantidades sustanciales y en una amplia gama de productos (Meeker et al., 2009). Algunos productos químicos aditivos son potencialmente tóxicos (por ejemplo plomo y tributil estaño en cloruro de polivinilo, PVC), pero existe una controversia considerable acerca de la medida en que los aditivos liberados de productos plásticos (tales como ftalatos y bisfenol A, BPA) tienen efectos adversos en animales O poblaciones humanas. La cuestión central aquí es relacionar los tipos y cantidades de aditivos presentes en los plásticos con la absorción y acumulación por los organismos vivos (Andrady & Neal, 2009, Koch y Calafat 2009, Meeker et al 2009, Oehlmann et al 2009, Talsness et al., 2009 Wagner y Oehlmann, 2009). Los aditivos de particular interés son los plastificantes de ftalato, BPA, retardantes de llama bromados y agentes antimicrobianos. BPA y ftalatos se encuentran en muchos productos producidos en masa, incluyendo dispositivos médicos, envases de alimentos, perfumes, cosméticos, juguetes, materiales de suelo, computadoras y CDs y pueden representar un contenido significativo del plástico. Por ejemplo, los ftalatos pueden constituir una proporción sustancial en peso de PVC (Oehlmann et al., 2009), mientras que BPA es el monómero utilizado para la producción de plásticos de policarbonato, así como un aditivo utilizado para la producción de PVC.

8.3 Los ftalatos

Los ftalatos pueden escurrirse de los productos porque no están ligados químicamente a la matriz plástica, y han atraído una atención especial debido a sus altos volúmenes de producción y amplio uso (Walser et al., 2009). Los ftalatos y el BPA son detectables en ambientes acuáticos, en polvo y, debido a su volatilidad, en el aire (Rudel et al., 2001, 2003). Existe una gran preocupación por los efectos adversos de estas sustancias químicas sobre la vida silvestre y los seres humanos (Meeker et al 2009, Oehlmann et al., 2009). 

Además de la dependencia de los recursos finitos para la producción de plásticos y de las preocupaciones sobre los efectos aditivos de diferentes productos químicos, los patrones actuales de uso están generando problemas globales de gestión de residuos. Barnes et al. (2009) muestran que los desechos plásticos, incluidos los envases, los equipos eléctricos y los plásticos de los vehículos al final de su vida útil, son componentes principales de los desechos domésticos e industriales; Nuestra capacidad para la eliminación de residuos en vertederos es finita y en algunos lugares los vertederos se encuentran en, o se están acercando rápidamente, la capacidad (Defra et al., 2006). Por lo tanto, desde varias perspectivas, parece que nuestro uso actual y eliminación de plásticos es motivo de preocupación (Barnes et al 2009, Hopewell et al., 2009).

No hay comentarios:

Publicar un comentario