viernes, 16 de junio de 2017

Depredadores de sable y diseños no tan inteligentes


Todos los que tenemos un automóvil de una determinada marca no podemos dejar de comprar nuestro modelo con otros modelos del mismo estilo pero de diferente año, o con otros autos de la misma gama de otras marcas. Mi auto un Kia Pikanto de 2017 se encuentra en nicho comparable con otros compactos como el Chevrolet Spark. Evidentemente estas máquinas fueron diseñadas inteligentemente, pero no son copias al carbón aun cuando no falte la señora que los confunda, esto se debe a que hay equipos diferentes de diseñadores que los desarrollan con el objeto de llenar un nicho específico, el de los autos compactos. En la naturaleza también poseemos ejemplos de estos diseños aparentes que son paralelos y convergentes, y en esta ocasión me gustaría hablar de los depredadores de sable, en los mamíferos euterios tenemos los tigres de dientes de sable miembros de los Felidae (ej. Smilodon spp.), así como “otros mamíferos semejantes” como Nimravidae (ej. Haplophoneus spp.), y Barbourofelidae (ej. Barbourofelis spp.), el carácter que los relaciona a todos es la presencia de largos caninos en forma de sable.

Los depredadores de sable al igual que los automóviles compactos mencionados al inicio nos envían a una discusión más general y son los problemas del diseño inteligente y la idea de la existencia de especies estáticas vs un proceso naturalista que combina fuerzas aleatorias y no aleatorias sin una guía teleológica, así que vamos por partes. Primero hablaremos de un poco de los depredadores de sable.

Los carnívoros diente de sable son un grupo bien estudiado de predadores extintos, más conocidos por sus temibles dientes caninos en forma de sable. Los carnívoros diente de sable incluyen felinos (gatos) y las extintas familias Nimravidae y Barbourofelidae. Los dientes caninos de estos tres grupos extintos son similares en forma y estructura. Los nimravidos florecieron en América del Norte desde el Eoceno tardío a través del Mioceno temprano, mientras que los tigres dientes de sable tuvieron su apogeo desde el Mioceno tardío a través del Pleistoceno. A pesar de que los tigres dientes de sable coexistieron con el género Barbourofelis (11-6 Ma) en el Mioceno tardío, los tigres dientes de sable y los nimravidos no fueron contemporáneos en América del Norte y es probable que los felinos reemplazaran nimravids en el nicho de dientes de sable.

Estudios previos han separado el nicho depredador de dientes de sable en formas de dientes de puñal y dientes de cimitarra. Los sables de puñal son muy alargados, comprimidos lateralmente, sin serraciones. En comparación, los sables de dientes de cimitarra son menos alargados, menos comprimidos y, a menudo, dentados de forma gruesa. Junto con sus distintas morfologías dentales, estos dos grupos también han sido separados por morfología postcraneal. Se piensa que las formas de diente de puñal fueron depredadores de emboscada con extremidades más robustas, mientras que las formas de dientes de cimitarra fueron depredadores de persecución con miembros relativamente más ligeros y gráciles. Un grupo adicional de depredadores dientes de sable, ejemplificado por el género felino Xenosmilus, tenía una combinación de extremidades robustas y caninos en forma de cimitarra.

El punto importante es que no están relacionados entre sí.
Wikipedia

El dendograma anterior muestra la posición relativa de algunos de los depredadores de sable, en azul claro o ténue tenemos los felinos de dientes de sable cuyos caninos no son muy largos como en el caso de Metailurus parvulus (imagen siguiente), mientras que en azul oscuro tenemos a los tigres de dientes de sable con sables largos dentro de los cuales las especies mas famosas son Smilodon fatalis y Smilodon populator.

Sin embargo los depredadores de sable no se restringen únicamente a los mamíferos euterios, existen otros depredadores de sable que poseen una convergencia aún más marcada, los Sparassodonta (ej. Thylacosmilus spp). Sparassodonta es una orden extinta de mamíferos metaterios carnívoros nativos a Suramérica. En un tiempo se consideró que eran verdaderos marsupiales, pero ahora se piensa que son un taxón hermano a ellos, o considerablemente lejano relacionado, parte de un clado separado de metaterios de Gondwana.  Varios de estos depredadores de mamíferos se asemejan mucho a los depredadores placentarios que evolucionaron por separado en otros continentes y se citan con frecuencia como ejemplos de evolución convergente. Fueron descritas por Florentino Ameghino, a partir de fósiles encontrados en los lechos de Santa Cruz de la Patagonia. Durante este tiempo compartieron los nichos para los grandes depredadores de sangre caliente con las aves del terror. Anteriormente, se pensaba que estos mamíferos se extinguieron frente a la competencia de carnívoros placentarios "más competitivos" durante el Gran Intercambio Americano del Plioceno, pero investigaciones más recientes han demostrado que los sparassodontos murieron mucho antes de que los carnívoros euterianos llegaran a América del Sur Prociónidos).

Aunque en la actualidad todos los depredadores de sable se encuentran extintos, el registro fósil demuestra que fueron grupos muy diversos, y especialmente que tendían a evolucionar una y otra vez las características generales, pero siempre con pequeños detalles diferentes. Más allá de la curiosidad zoológica y taxonómica, detalles como este son relevantes en la biología teórica a la hora de razonar el tipo de explicación para su existencia. Si solo existe "UN" diseñador inteligente entonces sería de esperarse que todos fueran diseñados de acuerdo a una única plantilla, tal vez no un único modelo, podríamos aceptar que fueran distintos modelos de una misma seria, pero dado que solo hay un ingeniero tendría que observarse un único linaje robusto de depredadores de sable, en otras palabras, solo debería existir un linaje de depredadores de sable. La alternativa teleológica es que existan muchos diseñadores que diseñan sus diferentes líneas para competir como lo hacen las marcas de automóviles hoy en día, pero ¡tampoco! Muchas de estas especies nunca convivieron para competir y ver cuál es la especie teleológicamente más perfectamente diseñada para un nicho concreto.

¿Qué alternativa nos ofrece la teoría naturalista? Bueno aparte de ser la única que no necesita entidades supernaturales como diseñadores inteligentes, también recae en el punto de que al no haber teleología no hay demanda de perfección, o eficiencia de diseño. La selección natural puede provocar la selección de diseños semejantes que a la larga están igualmente destinados al fracaso “recuerden que todos los depredadores de sable están extintos” porque es incapaz de planificar, la selección natural solo puede optimizar para condiciones concretas, el aquí y el ahora. ¿Por qué evolucionaron continuamente diseños defectuosos a largo plazo? Porque eran útiles en su momento y ecosistema concreto, al cambiar su ecosistema desaparecen, ¿por qué evolucionan constantemente de manera ineficiente? Porque la selección natural no es una entidad con mente propia y en consecuencia es incapaz de aprender de sus errores, ¿Por qué todos son parecidos y al mismo tiempo un poco diferente? Porque la fuente de variación es aleatoria mientras que la selección natural no lo es, esto hace que se seleccionen formas semejantes en funcionalidad general, pero con caracteres estructurales diferentes que permiten diferenciar los modelos y los linajes diferentes.

El modelo naturalista nos permite cambiar el tipo de cuestionamientos, por ejemplo si existiera un único diseñador inteligente deberíamos preguntarnos ¿Por qué el diseñador diseña de manera poco eficiente diferentes modelos y líneas de diseño como si tuviera múltiples personalidades? ¿Por qué repite el mismo error de diseño condenado al fracaso una y otra vez? Preguntas que no pueden ser respondidas al ser parte de los misterios que rodean al diseñador inteligente. El modelo naturalista responde esas preguntas al entender que están mal planteadas, no existe un porqué, sino un cómo, la ineficiencia deja de verse en términos de una culpabilidad o malignidad y se entiende como un subproducto inherente al sistema, que es ética y moralmente neutro como toda fuerza de la naturaleza.

Referencias

Berón, M., & Aldo, S. (2012). Análisis morfológico-comparativo entre el marsupial Thylacosmilus atrox y el placentario Smilodon populator: revisión de la condición" dientes de sable".
McGhee, G. R. (2011). Convergent evolution: limited forms most beautiful. MIT Press.
Chemisquy, M. A., & Prevosti, F. J. (2014). It takes more than large canines to be a sabretooth predator. Mastozoología neotropical, 21(1), 27-36.
Meachen-Samuels, J. A. (2012). Morphological convergence of the prey-killing arsenal of sabertooth predators. Paleobiology, 38(1), 1-14.

No hay comentarios:

Publicar un comentario