domingo, 28 de mayo de 2017

4c CICLO DE VIDA DE LOS PLATELMINTOS 2: TREMÁTODOS INTESTINALES Y LA SOLITARIA

4.10 Tremátodos parásitos: linajes intestinales

La defecación indiscriminada y el saneamiento inadecuado desempeñan un papel importante en la continuación del ciclo de vida y la transmisión de estos tremátodos intestinales. 

Los humanos arrojan huevos de parásito a través de las heces y al contacto con el agua, los huevos eclosionan después de un período de 3-7 semanas, liberando el miracidio. Estos nadan para encontrar sus primeros huéspedes intermedios: caracoles de los géneros Segmentina, Hippeutis y Gyraulus, entre otros. Los miracidios se adhieren y penetran en el manto de los caracoles, tentáculos o pies, con un desarrollo de esporoquistes que ocurre en 2 días. Los radios de la madre se desarrollan rápidamente dentro del esporoquiste, emergiendo dentro de los 9-10 días después de la penetración del miracidio. Luego migran a los ovotesticulos del caracol, donde se desarrollan y maduran segmentos hijos, cada una con hasta 45 cercarias.

Las cercarías emergen y los caracoles comienzan a arrojarlas en patrones irregulares, todos los caracoles mueren después de desprender 50 cercarias o más. El parasitismo de Fasciolopsis buski en el caracol causa daño fisiológico e histológico a los ovotesticulos, resultando en castración y muerte. 

Las cercarias liberadas en el agua luego enquistan en plantas de agua dulce o en la superficie del agua, sobreviviendo de 64-72 días. Por ingestión, típicamente al pelar las plantas usando los dientes, las metacercarias enquistadas salen en el duodeno y se fijan a la pared intestinal donde, después de aproximadamente 3 meses, se convierten en gusanos adultos. Aunque los cerdos son una fuente potencial de huevos en el medio ambiente, se desconoce la contribución general de la transmisión zoonótica a los seres humanos.

Referencias básicas: (Belk & Maier, 2013; Brusca et al., 2003; Cleveland et al., 2013; Cox, 1993; Hickmann et al., 2013; Hoefnagels, 2015; Mackean & Hayward, 2014; Mader & Windelspecht, 2018, 2015; Mader, 2010; Mason et al., 2014; Mehlhorn, 2016; Moore, 2006; Reece et al., 2014; L. S. Roberts & Javony; J Jr, 2009; Sadava et al., 2014; Satoskar, Simon, Hotez, & Tsuji, 2009; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2014; Starr et al., 2013)

4.11 Céstodos parásitos: Teniasis o la solitaria

El ciclo de vida completo de Taenia solium involucra a dos huéspedes: el cerdo y el humano, mientras que el de Taenia saginata involucra a la vaca y al humano. 

Los seres humanos actúan como el huésped definitivo y albergan la tenia  adulta en el intestino delgado, aunque pueden darse ciclos accidentales en los que el humano es el huésped intermedio, siendo bastante peligrosas, formalmente a este segundo tipo de infección se la denomina cisticercosis. La infección se adquiere a través de la ingestión accidental de huevos embrionados pasados en las heces de un individuo infectado con la tenia adulta o por el consumo de carne cruda o mal cocida que contiene cisticercos. 

El cisticerco se convierte en un gusano adulto en el intestino; Estos gusanos pueden sobrevivir hasta 25 años. Dependiendo de la especie de Taenia, un gusano adulto puede alcanzar longitudes entre 2-25 metros y puede producir hasta 300.000 huevos por día. La morfología del gusano adulto consiste en un escolex y un estrombilo. 

El escolex actúa como órgano de unión y consta de cuatro ventosas equipadas con gancgos. El estrombilo se compone de varios segmentos (proglótidos), los más jóvenes se ubican cerca del escólex, siendo vírgenes mientras que los proglótides grávidos o portadores de huevos situados hacia el extremo posterior del gusano. Los proglótidos individuales pueden contener hasta 40.000 huevos en T. solium o hasta 100.000 huevos en T. saginata.

Tanto los proglótidos como los huevos son liberados con las heces de individuos infectados y sirven como fuente de infección para los cerdos y el ganado, que actúan como huéspedes intermedios para estos parásitos. Después de la ingestión de los huevos, las larvas maduras (onchospheres) son lanzadas en el intestino. Estas oncosferas entran en el torrente sanguíneo penetrando en el intestino delgado y emigrando a músculos esqueléticos, nerviosos y cardíacos donde se convierten en cisticercos. El cisticerco puede sobrevivir en los tejidos del huésped durante varios años causando cisticercosis. 

El consumo de carne cruda o poco cocinada que contiene cisticercos facilita la propagación de la infección de los cerdos a los seres humanos. En los seres humanos, los cisticercos se transforman en tenias adultas que persisten en el intestino delgado durante años causando teniasis. El tiempo entre la infección inicial y el desarrollo del gusano adulto ocurre durante un período de aproximadamente 2 meses. En algunos casos, una persona infectada que alberga el gusano adulto puede infectarse automáticamente mediante la ingestión accidental de huevos liberados en las heces.

Mientras que la teniasis es una infección relativamente benigna, la cisticercosis es extremadamente peligrosa, especialmente si el cisticerco enquista en el cerebro "neurocisticercosis", pues puede afectar el comportamiento del individuo causando cambios de personalidad o desorientación. Evidentemente en el punto de vista del ciclo de depredadores y presas, que la presa con cisticercos se desoriente es conveniente para el cisticerco, ya que eso favorece que un depredador cace al herbívoro y así pueda acelerar la continuación de su ciclo de vida.

Referencias básicas: (Belk & Maier, 2013; Brusca et al., 2003; Cleveland et al., 2013; Cox, 1993; Hickmann et al., 2013; Hoefnagels, 2015; Mackean & Hayward, 2014; Mader & Windelspecht, 2018, 2015; Mader, 2010; Mason et al., 2014; Mehlhorn, 2016; Moore, 2006; Reece et al., 2014; L. S. Roberts & Javony; J Jr, 2009; Sadava et al., 2014; Satoskar, Simon, Hotez, & Tsuji, 2009; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2014; Starr et al., 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario