miércoles, 14 de diciembre de 2016

3 RELACIÓN DEPREDADOR-PRESA

La depredación es una relación ecológica que entablan dos especies, en la que una especie A emplea a la especie B como fuente de alimentos. La depredación incluye cuando un animal se come a otro animal, así como cuando un animal se come una planta; aunque esta visión es algo restrictiva ya que al nivel celular también se entablar relaciones de depredación entre diferentes especies de organismos unicelulares que no son ni plantas ni animales. 

La depredación ha conllevado a generar presiones de selección muy directas, tanto por los depredadores como por las presas, lo cual conlleva a la generación de las adaptaciones más conspicuas en la estructura del ser vivo, después de todo a diferencia de la competencia que es a largo plazo o de la simbiosis que funciona del mismo modo en el tiempo, la depredación es un asunto de vida o muerte, fortuna o ruina para un individuo.

Las modificaciones ventajosas para los depredadores a medida que pasa el tiempo son contrarrestadas por variaciones en las presas, lo cual genera una carrera de armamento, o mejor denominada relación depredador-presa.  En esta serie de artículos consideraremos una serie de adaptaciones generales, generadas por la relación depredador-presa.

Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

3.1 Depredación verdadera

¡Los animales se mueven! Es algo obvio, pero hay que recalcar que esta es la característica que más nos apasiona de ellos, y se mueven para alimentarse, son fuertes, so rápidos, son astutos, y nos maravillamos por esto (Kalinkat, 2012). La depredación verdadera es la relación ecológica en la que la especie A asesina a la especie B y después de la come. 

La especie A se la denomina depredador, la especie B se la denomina presa y a la especie C se la denomina carroñero. Si una especie combina rasgos de B-C se la denomina depredador oportunista, y son la mayoría como en el caso del gran tiburón blanco (Fergusson, Compagno, & Marks, 2000). Uno de los efectos más importantes de la relación depredador presa es el impacto de un depredador en las poblaciones de las presas. Si bien un ecosistema puede mantener un número dinámicamente constante de individuos, al agregar un depredador a la mezcla se generan ciclos de crecimiento y decrecimiento que serán estudiados en otra serie de artículos, en especial en base a los estudios de Lotka-Volterra a un nivel analítico (Molles, 2013).

La relación depredador-presa es de doble vía, y por eso no hemos empleado el concepto de explotación en nuestra clasificación de las interacciones ecológicas, el concepto de explotación nos trae la idea de una relación unidireccional de dominio del de predador sobre la presa, sin embargo esta es una idea que nos han inculcado los documentales de vida silvestre, los depredadores fallan mucho en sus intentos de cacería, y las presas pueden defenderse, Es por esto que la relación depredador presa afecta tanto a las presas como a los depredadores, algo denominado carrera armamentista depredador presa (Gomes, Mariano, & Christensen, 2014).

En cualquier caso, los depredadores cumplen una función muy importante, manteniendo el balance de la población de productores primarios con respecto a la de consumidores primarios, sin depredadores habría demasiados herbívoros y llegarían a ser un peligro para la población de productores. Gracias a los depredadores existe un balance.

Otro aspecto de la depredación es que los seres humanos tendemos a juzgar a los depredadores en base a nuestras escalas de valores. Sin embargo los depredadores no matan por placer, lo hacen porque si no matan se mueren de hambre, es así de simple. Por más cruel que parezca el asesinato de una presa por parte de un depredador, la única forma que estos animales tienen para sobrevivir es matar; y por lo general, los depredadores atacan a las crías, los débiles y los ancianos.

Como se ha mencionado antes, la relación depredador-presa tienen un impacto directo en la especie a niveles físicos y de comportamiento que serán descritas a continuación. Es importante resaltar que estas estrategias no son excluyentes, por lo general un solo depredador puede combinar varias de estas para abrumar de manera absoluta a su presa, con velocidad, fuerza, astucia y precisión.

Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

3.2 Forrajeo

El forrajeo se puede definir como el empleo que hace una especie A de partes de la especie B, lastimándola pero sin matarla necesariamente, mientras que B intenta desarrollar mecanismos que disminuyan los ataques de A. Por lo general es una relación que se entabla entre productores y consumidores primarios, especialmente plantas, aunque pueden existir otros (Kalinkat, 2012). 

Todas las plantas poseen efectos en los organismos que las consumen, lo cual es obvio, pues todas las plantas generan algún tipo de toxina. Usar excesivamente algunas plantas puede ser mortal, todo depende de la dosis. El hecho de que algo sea natural no implica que sea seguro. En la imagen tenemos a la muerte de Sócrates al beber cicuta, una de las plantas más venenosas del mundo. 


Las plantas al ser presas generan una serie de defensas contra sus forrajeadores que incluyen defensas mecánicas “púas, o tamaño” así como defensas químicas “narcóticos”. En lo que más destacan las plantas es en las defensas químicas, pues virtualmente no existen plantas que no posean alcaloides. Los alcaloides son sustancias de desecho modificadas por la planta las cuales se almacenan en la vacuola de sus células (Ibanez, Gallet, & Després, 2012; Pasteels, 2007).


Algunas plantas pueden ser mortales, otras generar efectos que modifican el sistema nervioso central de los animales que las consumen. Entre otras podemos citar casos famosos como: la cicuta “Conium maculatum”, la dedalera “Digitalis purpurea”, la adelfa “Nerium oleander”, la coca “Erythroxylum coca”, la marihuana “Cannabis sativa”, el cafeto “Coffea spp.”, el tabaco “Nicotiana spp.”, el borrachero “Brugmansia spp.”. Al igual que con el veneno animal, algunos forrajeadores han desarrollado inmunidad contra algunas de las defensas químicas, lo que los convierte en plagas que infesta ciertos tipos de plantas y no otros. Por otro lado los insectos que logran alimentarse de las plantas venenosas pueden almacenar el veneno en sus cuerpos para úsalo como propio, muchas hormigas poseen dicha capacidad.

Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

3.3 Otras formas de depredación

Por lo general, la depredación verdadera y el forrajeo hacen parte de un grupo más general de tipos de consumo llamados consumidores de sistemas vivos.  Por lo general la depredación se caracteriza por alimentarse de animales, y el forrajeo de vegetales sin matarlos.  Otros tipos pueden ser la micofagia que es la depredación sobre hongos, o la detrivoria, filtrar material orgánico de la tierra como lo hacen los pepinos de mar.

Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

3.4 Parasitoidismo


El parasitoidismo se diferencia del parasitismo en la misma definición. El parasitismo es un tipo de simbiosis, el parasitoidismo un tipo de depredación verdadera. La simbiosis se define como la interacción entre dos especies en las que ambas permanecen vivas, mientras que la depredación una especie mata a otra y se alimenta de ella.



El parasitoidismo es un estado intermedio, una especie A generalmente se alimenta de una especie B por un tiempo, ajustándose a la definición de simbiosis, y al lastimarla, se cumple la de parasitismo. Sin embargo el parasitoidismo siempre mata a la presa en algún momento (Kalinkat, 2012), cosa que no hace necesariamente el parasitismo.


De esta forma definiremos al parasitoidismo como el aprovechamiento de una especie A al alimentarse de una especie B por un tiempo, para luego matarla de forma no accidental y terminarla de comer o usarla de algún otro modo. Muchas avispas tienen este tipo de interacciones con orugas (Godfray, 1994; Ovruski, Aluja, Sivinski, & Wharton, 2000).

Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

3.5 Instrumentalización

En este caso la especie A afecta negativamente a la especie B, pero no como una fuente de alimento, sino como un medio para obtener fines indirectos. Por ejemplo la construcción de herramientas. 

Aunque los humanos destacamos en esta área, otras especies pueden hacer lo mismo, por ejemplo los castores que derriban árboles matándolos en el proceso para construir una represa.


Referencias generales: (Begon et al., 2006; Belk & Maier, 2013; Cunningham & Cunningham, 2007; Hoefnagels, 2015; Mason et al., 2014; Molles, 2013; Odum & Barrett, 2004; Sadava et al., 2014; Simon et al., 2013; Solomon et al., 2008; Starr et al., 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario