viernes, 15 de julio de 2016

6 ESTRUCTURA DEL VIRIÓN DEL VIH

El VIH es un lentivirus típico en tamaño, forma y función.  Como la mayoría de los virus su estructura se basa en el material genético y partículas proteicas de apoyo al interior de una cascara hecha de proteínas llamada cápside, para el caso de los lentivirus hay dos cápsides, una externa incosaédrica y una interna con forma de cono. 

Alrededor de la cápside se encuentra una membrana lipídica obtenida a partir de la célula anfitriona a partir de la cual el virus nació. Insertadas en esta membrana se encuentran dos glicoproteínas que activan el sistema inmune.

La más grande se denomina gp120 y es la proteína de adhesión principal –y también en la mayor dolor de cabeza de los investigadores médicos. La glicoproteína más pequeña se denomina gp41 promueve la fusión de la membrana viral con la membrana de la célula blanco. El conjunto de gp41 y gp120 se conoce como gp160.

Al interior de la cápside se encuentra el material genético almacenado en la forma de una cadena simple de ARN de sentido positivo simbolizado como RNAss+ (ARNcs+ en español). Acompañando al material genético se encuentran varias proteínas: la ARN polimerasa reversa, la integrasa de ADN y una proteasa.

Referencias generales: (Black & Black, 2012; P. R. Gross & Levitt, 2011; Knipe & Howley, 2013; Maartens et al., 2014; Roitt & Delves, 2011).


6.1 Proteínas estructurales y no estructurales

El VIH está compuesto por 14 productos génicos que pasan a proteína, las cuales se dividen en dos categorías, estructurales y no estructurales. Las estructurales hacen parte de las dos cápsides o de la superficie de la membrana y las no estructurales se encuentran al interior de la nucleocápside "cápside interna". Las proteínas son almacenadas en grupos o marcos de lectura, algunos son comunes para todos los lentivirus, pero otros son específicos del VIH.

En la tabla anterior podemos ver las proteínas estructurales, no estructurales y los dos tipos de códigos por los cuales pueden ser rastreadas en la literatura científica.

Referencias bibliográficas generals: (Black & Black, 2012; Knipe & Howley, 2013)

6.2 Membrana y cápside

Los viriones activos de un lentivirus típico como el VIH-1 poseen un tamaño variable entre 100-150 nanómetros, con una membrana externa lipídica que extraen del anfitrión que les dio nacimiento. La membrana está salpicada con las proteínas de adhesión que son alrededor de 72, cada una de estas 72 unidades consta a su vez de dos subunidades mencionadas en el artículo anterior: gp120 “proteína de superficie” y gp41 “proteína transmembranal”. Nota, gp significa glicoproteína.

El virión del VIH es complejo, a parte de la membrana posee dos cápsides, una externa en forma de icosaedro formado por la proteína p24 y una cápside interna con forma de féretro-cono compuesto por las proteínas p24, p7 y p9. Al interior de la segunda cápside se encuentra el genoma viral del VIH, compuesto por el ARN de cadena simple y las proteínas acompañantes.

Referencias bibliográficas generals: (Black & Black, 2012; Knipe & Howley, 2013)

6.3 Interior de la cápside

Los lentivirus son virus de ARN de cadena simple de sentido positivo. El que sean de sentido positivo y al mismo tiempo retrovirus es extraño debido a que técnicamente no requieren  -en teoría –pasar a ADN para activarse. Esto se debe a que el ARN en sentido positivo se define como aquel ARN viral capaz de actuar como su propio mensajero, produciendo partículas virales al ser leído. Al interior de la nucleocápside se encuentra una serie de proteínas que apoyan la función de infección a saber:


6.3.1 Transcriptasa reversa RT, p66/51

Su función es la de transcribir el ARN en sentido de mensajero a ADN de sentido positivo y posteriormente su cadena complementaria de forma tal que pueda pasar por ADN endógeno del anfitrión.

6.3.2 Integrasa IN, p32

Es una proteína típica de los retrovirus, y su función es la de conectar el genoma viral en ADN al ADN del anfitrión.

6.3.3 Proteasa PR, p14

Las proteínas de VIH al ser producidas se generan en estructuras pilíméricas “poliproteínas” que deben ser cortadas para generar las proteínas individuales activas, este corte es llevado a cabo por la proteasa.

6.3.4 Complejo ARN de transferencia-lisina 3, tARN

Es un ARN de transferencia aparentemente vinculado a un aminoácido que sirve como cebador de la polimerasa reversa durante la transcripción de ARN a ADN.

Referencias bibliográficas generals: (Black & Black, 2012; Knipe & Howley, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario