miércoles, 27 de julio de 2016

3 SISTEMA ENDOCRINO EN PLANTAS


Como hemos visto hasta el momento, aparentemente todos los seres vivos poseen un sistema de comunicación químico, y las plantas no son ninguna excepción, más aun debido a que son seres vivos multicelulares y sus tejidos deben comunicarse para estar organizados. Las plantas producen señales químicas que generalmente ocurre en concentraciones extremadamente baja y se las conoce como hormonas vegetales (Arshad & Frankenberger Jr, 1991; Bari & Jones, 2009; Brenner & Cheikh, 1995; Davies, 2010; Kende & Zeevaart, 1997).

3.1 Hormonas vegetales

Las hormonas vegetales funcionan igual que cualquier mensajero químico, y se mueven a través de los tejidos de las plantas ya sea por difusión a través de los tejidos de forma paracrina o a través del sistema de transporte de sustancias floema y xilema. Las hormonas vegetales determinan la formación de las plantas, los tallos, las hojas así como su coloración, maduración y marchitamiento.

A diferencia de los animales, las plantas no poseen un órgano especializado en la producción de sus hormonas, es decir no poseen glándulas. Por tal razón cada célula es capaz de producir sus propias hormonas. Las hormonas vegetales le dan forma a la planta afectando el crecimiento de la semilla, la sincronización de florecimiento, el sexo de la flor y el envejecimiento de hojas y frutos. Las hormonas vegetales son vitales para el crecimiento de las plantas, y sin ellas las plantas no serían más que una masa de células indiferenciadas. A pesar de lo anterior, la existencia o reconocimiento de las hormonas vegetales no fue realizado sino hasta 1948. 

3.2 Comunicación con otros seres vivos

Al igual que sucede con las bacterias los hongos y otros protistas, las hormonas vegetales no sólo se emplean para la comunicación de las células de el mismo individuo. La planta puede producir feromona es y otros mensajeros químicos que le permiten interactuar con otras especies, el objetivo de estos mensajeros químicos es atraer a los seres vivos beneficiosos como los hongos que generan micorrizas y alejar los parásitos como bacterias, hongos, otras plantas e invertebrados.


3.3 Tipos de hormonas vegetales

Existen cinco tipos de hormonas vegetales de importancia:

3.3.1 Ácido abscisico

Es una de los reguladores del crecimiento más importante de las plantas. Se encuentra principalmente en las frutas que han caido recientemente (Feurtado et al., 2004). Funciona como un inductor de estasis por estrés, lo que implica que sus concentraciones aumentan en el momento en que la planta detecta cambios ambientales que no son beneficiosos para su crecimiento o reproducción. Una vez detectan dicho estímulo, el ácido abscisico es producido en los tejidos del crecimiento o meristema, reduciendo la velocidad metabólica y sometiendo al tejido aun estando de descanso, a la espera de que las condiciones ambientales mejoren.

3.3.2 Auxinas

Son inductores el crecimiento celular, la producción de brotes y el inicio del crecimiento de las raíces. También  influyen en la producción de otras hormonas y en conjunto con las citoquininas regulan en el crecimiento de los tallos, las raíces y los frutos, así como la transformación de los brotes de hojas a flores (Yan, Tsuichihara, Etoh, & Iwai, 2007). Las auxinas fueron la primera clase de reguladores del crecimiento descubiertos, y afectan la elongación celular mediante la alteración de la elasticidad de la pared celular. Sin embargo, las auxinas son tóxicas en grandes concentraciones para las plantas, y aparentemente las dicotiledóneas son más sensibles. Por esta razón, compuestos sintéticos que se asemejan estructuralmente a las auxinas han sido desarrollados como herbicidas.


3.3.3 Citoquininas

Solo grupo de químicos que influencia la división celular y la formación de nuevos brotes. Adicionalmente también ayudan a retrasar el envejecimiento en los tejidos. Por lo General sus efectos son más drásticos cuando se mezclan con las auxinas (Sipes & Einset, 1983).

3.3.4 Etileno/eteno

Es un gas que se forma mediante el rompimiento de la metionina, que se encuentran todas las células. El etileno tiene una solubilidad muy limitada en el agua. Adicionalmente tiende a pasar rápidamente a la fase gaseosa y por lo tanto a escaparse de los tejidos vegetales. La efectividad del etileno como hormona depende la cantidad de su producción contra la cantidad que se escapa al aire (Wang et al., 2007). 

El efecto del etileno se da principalmente en los tallos en crecimiento, pidiendo la formación de hojas pero estimulando el crecimiento del tallo haciéndolo más grueso y más fuerte. Se produce principalmente en los tallos muy jóvenes, que se encuentran bajo tierra y que requieren crecer sin producir hojas mientras se encuentran debajo del suelo. El etileno también regula la putrefacción de los frutos así como la maduración de la semillas (Wang et al., 2007).

3.3.5 Giberelinas

Inician la movilización de los materiales de reserva en las semillas durante la germinación permitiendo la elongación de los tallos, ya sea del gametofito con el esporofito (Grennan, 2006).

3.4 Uso médico

Al igual que sucede con los neurotransmisores, las plantas también son capaces de producir sustancias que imitan las hormonas naturales en los animales, específicamente en el ser humano. Algunas hormonas vegetales relacionadas con el estrés a estímulos ambientales negativos son capaces de inhibir el crecimiento de algunos tipos de cáncer en el ser humano (Fingrut & Flescher, 2002).

No hay comentarios:

Publicar un comentario