sábado, 16 de julio de 2016

17 EL DESCUBRIMIENTO DEL SIDA

Introducción // Etapas de la infección // Transmisión // Los niños y el SIDA // Taxonomía // Estructura del virión // Genética //  Tropismo // Respuesta inmune // Ciclo de vida //  Diversidad y adaptabilidad // Diagnóstico // Efectos del VIH en las células del sistema inmune // Prevención // Tratamiento // Epidemiología // Descubrimiento // Controversia por el descubrimiento // VIH historia y sociedad // Controversias y negacionismo // Referencias bibliográficas


17.1 Primeros individuos infectados con el VIH

Debido a la etapa de latencia del VIH cuando se tiene un muerto que da positivo para el virus uno debe calcular unos 10-20 años hacia atrás para la infección.

En el año 2014 estudios computacionales han calculado que el origen del VIH se encuentra cerca de 1920 lo cual es congruente con otros estudios que lo presentaban cerca del intervalo de 1809-1918. La mayor parte de los estudios ubican geográficamente el origen de la infección en la ciudad de Kinshasa de la República Democrática del Congo. Esta ciudad se encuentra cerca de la costa occidental del África central (Faria et al., 2014; Hemelaar, 2012).

Las primeras muestras del virus han sido encontradas en dicha ciudad de pacientes que murieron en 1959 –lo que implica puntos de infección cerca de 1949 o anterior. Específicamente dos muestras una proveniente de un hombre y otra de una mujer revelan ser cepas del VIH-1 D y del VIH-1 A (Worobey et al., 2008).

La presencia de los subtipos del VIH en muestras tan antiguas favorece la hipótesis de un origen cercano al principio de siglo, ya que entre más antiguo es un virus más diversidad posee. Desde este punto los casos confirmados del VIH son relativamente esporádicos, pero muchos de ellos están relacionados con contactos con poblaciones africanas. Algunos de los casos más famosos son: el paciente cogolés “1959” (Zhu et al., 1998), Robert Rayford  “1969, imagen siguiente” (Garry et al., 1988), Arvid Noe “1976” (Froland et al., 1988), Grethe Rask “1977” (Lazarus et al., 2013) entre otros.

A pesar de que el SIDA era ya una enfermedad diseminada en países africanos, el primer paciente con un nombre propio es un caucásico llamado Robert Rayford que murió en 1969 por problemas pulmonares, probablemente causada por la neumonía de P. jirovencii.

Referencias generales: (Black & Black, 2012; P. R. Gross & Levitt, 2011; Knipe & Howley, 2013; Maartens et al., 2014; Roitt & Delves, 2011).

17.2 Deficiencia Inmune Asociada a la Homosexualidad

Para 1981 la cosa se puso seria, especialmente por la prevalencia del VIH al interior de las comunidades de homosexuales de Estados Unidos. El 18 de mayo de 1981 un periódico gay llamado New York Native realizó el primer artículo sobre una extraña neumonía que era tratada con extremo cuidado en la ciudad de Nueva York. En el contexto de la discriminación, el artículo era más una queja sobre rumores infundados.

Sin embargo, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos ya se encontraba rastreando estos casos de neumonías fatales que normalmente deberían ser poco comunes.

El recorte de periódico anterior muestra uno de los primeros reportes de los medios de comunicación cuando la enfermedad aun no tenía un nombre.

Para junio 5 de 1981 se publicó un reporte de 5 homosexuales muertos por una extraña neumonía causada por Pneumocystis en la ciudad de Los Ángeles. Un mes después el Times publicó un reporte de 3 homosexuales muertos, y adicionalmente se describió al sarcoma de Kaposi como uno de los síntomas más prevalentes. Un día después el CDC reportó otro grupo de homosexuales muertos en California relacionados con el sarcoma de Kaposi y la neumonía por Pneumocystis (Gottlieb et al., 1981).

Para fines de 1981 cerca de 121 personas habían muerto por neumonías raras y otros síntomas asociados. La pandemia aparentaba estar concentrada en las poblaciones de homosexuales, por lo que no faltaron quienes la bautizaron como cáncer gay.

En la película Filadelfia con Tom Hanks podemos apreciar las consecuencias de la histeria sobre el SIDA y la homosexualidad aproximadamente a principios de los años 90s y finales de los 80s (Demme, 1993).

Referencias generales: (Black & Black, 2012; P. R. Gross & Levitt, 2011; Knipe & Howley, 2013; Maartens et al., 2014; Roitt & Delves, 2011).

17.3 Deja de ser un síndrome asociado a la homosexualidad

La catástrofe de 1981 estuvo asociada especialmente a las comunidades de homosexuales de varias ciudades grandes de Estados Unidos. Por esta razón –y adicional a la discriminación contra los homosexuales –la extraña enfermedad fue denominada originalmente como GRID (gay-related immune deficiency) o en español Deficiencia Inmune Asociada a la Homosexualidad (L. Altman, 1982).

Para junio de 1982 esta era la idea prevalente, por lo que se buscaba algo común al comportamiento de los homosexuales –como estimulantes sexuales, lubricantes entre otros –que pudiera afectar al sistema inmune. Adicionalmente la opinión pública empleo todo el evento para aislar a la comunidad homosexual, lo cual traería fuertes impactos de la cultura occidental.

El 9 de julio un grupo de haitianos no homosexuales fueron diagnosticados con síntomas asociados al extraño síndrome como la presencia del antes muy raro sarcoma de Kaposi. Con estos y otros casos un factor comenzó a hacerse evidente, no todos los casos eran de homosexuales (CDC, 1982).

Referencias generales: (Black & Black, 2012; P. R. Gross & Levitt, 2011; Knipe & Howley, 2013; Maartens et al., 2014; Roitt & Delves, 2011).

17.4 El SIDA es bautizado

El 27 de julio de 1982 fue una convención de líderes homosexuales –y no la comunidad científica –quien acuñó el término Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida para reemplazar el término Deficiencia Inmune Asociada a la Homosexualidad (Nobel, n.d.).

Durante el mismo año la infección terminó por diseminarse alrededor del mundo, mientras que la comunidad científica empezaba a recopilar información, por ejemplo la asociación de la disminución de linfocitos asociada al recientemente bautizado SIDA.

Por otra parte la diferencia entre etapa aguda y etapa crónica ya empezaba a ser establecida, pues para 1983 los primeros estudios para la identificación del agente etiológico detrás del SIDA se basaron principalmente en la inflamación de los nódulos linfáticos asociados a la etapa aguda (Barre-Sinoussi et al., 1983).

Referencias generales: (Black & Black, 2012; P. R. Gross & Levitt, 2011; Knipe & Howley, 2013; Maartens et al., 2014; Roitt & Delves, 2011).

No hay comentarios:

Publicar un comentario