lunes, 27 de junio de 2016

6 INTERCAMBIO DE GASES EN LOS ANÉLIDOS


Los nematodos en general y  los poliquetos en particular se distinguen de los otros dos grupos de gusanos clásicos que se estudian a nivel escolar en el sentido de que son más grandes, muchísimo más grande en comparación. Adicionalmente muchos tienen un estilo de vida más activo, estos rasgos implican una serie de problemáticas a la hora de realizar el intercambio de gases, pues se demanda más oxígeno y se desecha más dióxido de carbono. Adicionalmente algunos anélidos han colonizado ambientes mas secos.

6.1 Intercambio de gases en poliquetos

Debido a al tamaño relativamente grande de los poliquetos, la compartimentalización de sus cámaras celómicas, y al hecho de que solo cierta parte de sus intestinos absorbe nutrientes, resulta esencial la presencia de un sistema de transporte de nutrientes a las zonas vivas que se encuentran aisladas del transporte pasivo. Muchos poliquetos tienen estructuras de intercambio de gases altamente especializadas, pero limitadas a solo algunas regiones  del cuerpo. Lo anterior implica que los gases metabólicos deben ser transportados por el sistema circulatorio desde los tejidos aislados hasta los órganos de intercambio de gases.

En los animales grandes y activos toda estructura de intercambio de gases debe estar acoplada a un sistema circulatorio, en este sentido es muy común ver que dicho acople se logra mediante la capilarización de los vasos sanguíneos. Como mencionamos en las generalidades, los capilares son zonas donde el sistema circulatorio permite el paso de sustancias, como los gases metabólicos y se reconocen por un amplio aumento de la superficie ya sea por pliegues o por ramificaciones de los vasos sanguíneos.

Muchos poliquetos simplemente vascularizan su piel con capilares como en los lumbrineridos y los arabellidos. Sin embargo lo más común es que los apéndices que emplean para desplazarse sobre la arena del bentos sean las únicas estructuras con capilares dérmicos, en otras palabras los parapodios de estos gusanos poseen función de branquia. Los parapodios son muy diversos es estructura y rigidez pudiendo variar entre: filamentos en tronco como en los Cirratulidos, branquias anteriores como en los Terebelidos, coronas tentaculares como en los Sabellidos, Serpulidos y Aspirorbidos.

Debido a que tratamos con animales de alta demanda metabólica la mera circulación no es suficiente para distribuir los gases, así que la sangre de los poliquetos generalmente transporta pigmentos respiratorios que se unen específicamente a los gases de mayor concentración en un lugar y los transportan a los lugares donde hay menor concentración. Esta adaptación se encuentra confinada a los linajes con sistemas de intercambio de gases especializados, y que por lo tanto poseen una dermis confinada incapaz de realizar su propio intercambio de gases.

El pigmento respiratorio más común en los poliquetos es la hemoglobina; aunque la clorocruorina "pigmento de la sangre verde" es común en familias como los Serpulidos y algunos sabellidos; y la hemeritrina "pigmento de otra sangre roja" que poseen los Megalonidos. Algunos poliquetos poseen más de un pigmento, por ejemplo, en la sangre de algunos Serpulidos se puede encontrar tanto hemoglobina "pigmento de la sangre roja de vertebrados y algunos invertebrados" como clorocruorina.

Los pigmentos respiratorios de los poliquetos pueden encontrarse en la sangre, en el fluido celómico o en ambos. Con algunas excepciones, los fluidos respiratorios se encuentran disueltos, mientras que en el fluido celómico se encuentran asociados en corpúsculos, aunque la segunda condición se encuentra asociada a la falta o degeneración del sistema circulatorio cerrado como en los Glicéridos.

Las células también pueden almacenar pigmentos respiratorios, generalmente en forma de hemoglobina. Este mecanismo le permite a la célula almacenar más moléculas de gas de oxígeno sin tener problemas de hiperventilación, que a nivel celular se traduce como oxidación anormal de las proteínas y/o mutaciones del material genético.

La gran cantidad de pigmentos y también la diversidad de lugares en que pueden ser encontrados implica que los poliquetos poseen enormes demandas de almacenamiento, o cual está relacionado con un estilo de vida en ecosistemas de intermarea.

Muchos gusanos poliquetos de intermareas deben almacenar oxígeno durante la marea alta, y luego suministrarlo a los tejidos durante la marea baja, momento en el cual las branquias se secan y no pueden realizar el transporte de oxígeno de forma efectiva.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

6.2 Intercambio de gases en oligoquetos

La mayoría de los oligoquetos poseen hemoglobina disuelta en su plasma sanguíneo, aunque los miembros de algunas familias como los Naididaeos carecen de pigmentos respiratorios. Algunos oligoquetos poseen extensiones corporales que incrementan el área de superficie para el intercambio de gasas y funcionan como branquias, tal es el caso de Branchiura y Dero.

A pesar de esto, la mayor parte del intercambio de gases se realiza a través de la bien capilarizada superficie de la dermis, es decir, respiran por la piel. Las formas que viven en un ambiente seco deben mantener la piel húmeda mediante la secreción de moco. El moco en este caso es un surfactante, es decir una sustancia que ayuda a la mezcla de sustancias polares como el agua y apolares como el aceite o los gases, permitiendo un intercambio de gases efectivo. 

Debido a que el aire contiene más oxígeno que el agua, estos oligoquetos se adaptaron a una alta demanda de oxígeno, y cuando son expuestos a un ambiente con una presión parcial de oxígeno inferior, como en el agua simplemente se ahogan por hipoxia.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

6.3 Intercambio de gases en hirudinoideos

El intercambio de gases en las sanguijuelas se realiza por transporte pasivo a través de la superficie de la piel, las branquias están presentes solo en los Ozobranchidos

Algunas sanguijuelas poseen hemoglobina disuelta en el fluido circulatorio, aunque solo apoya el 50% de la capacidad de transporte de oxígeno del animal.

Referencias bibliográficas: (Brusca et al., 2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario