lunes, 27 de junio de 2016

5 INTERCAMBIO DE GASES EN ALGUNOS INVERTEBRADOS

5.1 Esponjas

Las esponjas se cuentan entre los animales más simples que conocemos. Son criaturas que en su fase adulta son sésiles, es decir, se encuentran fijas contra el sustrato del lecho marino de manera permanente, por lo cual no pueden buscar alimento de manera activa. Las esponjas no poseen órganos, ni siquiera un sistema de tejidos realmente especializados, y de hecho la cantidad de tipos de células diferentes se pueden contar con los dedos de una mano.

Otro rasgo que distingue a las esponjas es que no están realmente confinadas, todos sus tejidos vivos se encuentran muy cerca de la superficie de intercambio de gases, igual que en las plantas, por lo que pueden transferir gases con rapidez sin necesidad de un sistema circulatorio.

Las características evolutivas de las esponjas se encuentran adaptadas para obtener todo lo que requieran a partir del agua, o mejor dicho a partir del filtrado de esta. Las esponjas respiran celularmente igual que cualquier otro animal, pero no poseen órganos especializados para realizar la respiración organísmica; y al igual que la mayoría de los animales con tejidos pequeños o muy delgados, simplemente respiran a través de su superficie por transporte pasivo a través de las membranas celulares.

Sin embargo hay una trampa en esta aparente simplicidad, y el el sistema de conducción de agua o sistema acuífero. El sistema acuífero es una red de poros y canales minúsculos que cubren la superficie externa y penetran en el interior de la esponja. Estos tubos se recubren de células llamadas coanocitos que capturan el alimento, La membrana de los coanocitos es tambien la encargada del intercambio de gases.

Debido a la enorme cantidad de canales la superficie de intercambio de gases obtiene el nivel de capilaridad en todas partes, lo cual le permite a la esponja tener un volumen enorme y aun así seguir haciendo un intercambio de gases eficiente.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

5.2 Cnidarios o celenterados

Las medusas, las hidras, las anémonas y los pólipos de coral; todos pertenecen al gran grupo de los cnidarios o celenterados. Estos animales se caracterizan por una simetría radial y por un tracto gastrointestinal en forma de saco, donde la boca funciona al mismo tiempo como ano.

Por lo general, los tejidos de los cnidarios son los bastante pequeños y delgados como para realizar el intercambio de gases a través de la superficie de sus cuerpos mediante el trasporte pasivo a través de la membrana. No poseen un sistema de órganos especializado para el intercambio de gases, aunque el tejido gástrico de la bolsa digestiva en ocasiones puede presentar problemas. Muchas medusas agotan el oxígeno contenido en su tracto gástrico, por lo que deben regurgitar los restos de alimento aun cuando no haya terminado de ser digerido.

Algunos tipos de esponjas son capaces de bombear agua desde y hacia las cavidades gástricas y así controlar la cantidad de agua fresca en su interior. En otras ocasiones simplemente viran a un metabolismo fermentativo facultativo.

Mientras que las esponjas que poseen endosimbiontes vegetales pueden experimentar el problema opuesto, al producir demasiado oxigeno pueden experimentar problemas de mutaciones inducidas por este. Por esa razón estas esponjas producen una gran cantidad de antioxidantes para lidiar con él.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

5.3 Platelmintos

Los gusanos planos son animales arcaicos, con cuerpos blandos y pequeños, la mayoría de ellos no están confinados, por lo que sus superficies pueden realizar el intercambio de gases por transporte pasivo.

A parte de un sistema circulatorio linfático en algunos tremátodos, los gusanos planos carecen de un sistema circulatorio o de un sistema de intercambio de gases. Esta condición impone restricciones de tamaño, forma y modo de vida.

La solución es obvia, mantener las superficies sin confinar, lo cual los limita a ambientes húmedos, así como mantenerse pequeños para que la eficiencia del transporte pasivo se conserve. La forma plana de sus cuerpos favorece que sus tejidos internos estén siempre en contacto cercano a su epidermis.

Los endoparásitos como la tenia vive en un ambiente hipóxico, donde se da ausencia total de oxígeno, en tales casos los gusanos se especializan en un metabolismo fermentativo estricto, el cual produce variedad de sustancias de desecho como lactato, succinato, alanina y a veces ácidos grasos de cadena larga. Sin embargo son adaptables.

En ocaciones estos gusanos pueden ser expulsados por las heces, por lo que poseen enzimas que les permite la respiración aeróbica en caso de ser necesario.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

5.4 Nemátodos

No existen estructuras especializadas para la circulación o el intercambio de gases en los nematodos. Como en la mayoría de los grupos considerados en esta sección, estas funciones biológicas se realizan mediante transporte pasivo o activo a través de las pocas capas de tejido del animal, así como los fluidos internos.

Algunos nematodos parasíticos poseen una forma de hemoglobina en sus fluidos internos que presumiblemente transporta y almacena oxígeno en caso de atravesar alguna zona hipóxica en su anfitrión.

Tanto los nematodos de vida libre como los parásitos son fermentadores facultativos, es decir presentan los dos metabolismos y más importante aún, pueden vivir de ambos. La supervivencia a partir de la fermentación es sin duda útil para los parásitos nematodos ya que les permite sobrevivir en muchas zonas de los anfitriones con bajas concentraciones de oxígeno.

Referencias bibliográficas generales: (Brusca et al., 2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada