miércoles, 13 de abril de 2016

3 GREGOR MENDEL



Antes de hablar de Gregor Mendel vale la pena mencionar algunas generalidades sobre las tendencias de las ciencias de la naturaleza en el siglo XIX, las cuales estaban enmarcadas en el éxito del programa de investigación newtoniano basado en el reduccionismo y la matematización de la naturaleza.


3.1 La fisicalización de las ciencias

En el siglo XIX una gran cantidad de académicos tenían un objetivo en mente, transformar sus campos de estudio de forma tal que se parecieran lo más posible a la gran ciencia del momento, la física, todo lo demás sería un arte de coleccionistas, ideología que se mantendría hasta bien entrado el siglo XX –cita de Erns Rutheford cuando le dieron el nobel de Química (Cahoone, 2013)

Uno de los métodos de la física de la época era el reduccionismo, encontrar  un modelo teórico simple, elegante y hermoso “pero irreal” que relacionara de forma matemática dos variables simples de un sistema complejo. El modelo teórico debería representarse por medio de una fórmula matemática sencilla a la cual se la llamaría ley natural . 


3.2 La matematización de la biología

Para fisicalizar una ciencia era necesario matematizarla, desarrollar alguna forma para transformar los fenómenos que se trabajaban en el laboratorio o en el campo en números. Los números serian luego susceptibles de ser transformados en fórmulas matemáticas que los englobarían, o a la inversa, los principios naturales deberían ser idealizados en un modelo con fórmulas matemáticas que luego serían medidas en experimentos.

No todos los científicos NO-físicos estaban de acuerdo con esta noción, ya fuera porque al igual que ahora odiaban las matemáticas, y por ende se habían dedicado a estudiar cualquier cosa que no fura “matemática o física” pero que tuviera que ver con las ciencias de la naturaleza; o por fundamentos filosóficos mucho más profundos.

En la química por ejemplo, se creó una gran resistencia a aplicar métodos matemáticos, y gran parte de su comunidad siguió trabajando en términos cualitativos. En la biología sucedió algo similar, los que querían emplear matemáticas y asemejar la biología a la física, y los que abogaban por emplear principios independientes a los de la física que fueron agrupados bajo el título de vitalistas (Benton, 1974).

En cualquier caso una cosa es segura, el trabajo de Mendel es evidentemente fiscalista ya que es uno de los primeros que aplica un cuerpo matemático robusto en un fenómeno biológico dado. De hecho se puede afirmar que la brillantes de su trabajo radica más en la matematización de la herencia (Teicher, 2014) que en el hecho de señalar que habían rasgos que no se mezclaban, cuestión que ya era conocida en su tiempo por otros naturalistas como Darwin, Wallace (Williams, 2005) y probablemente otros miembros de la Royal Society de Londres.


3.3 Preparación académica de Gregor Mendel

Gregor Mendel “1822-1884” era un moje que nació en el Imperio de Austra-Hungría. Al igual que muchos de los que leemos esto, Mendel no era rico, sus padres eran humildes campesinos, por lo que Mendel no podía aspirar a una vida aislada de la lucha por la subsistencia para estudiar la naturaleza a menos que… se dedicara al sacerdocio. En 1850 falló un examen para obtener una certificación para poder enseñar ciencias naturales, y de hecho, sus calificaciones más bajas fueron en biología (Henig, 2001).

A pesar de ello, el llevó a cabo estudios de matemáticas, física-química y varios aspectos de la biología en la universidad de Viena entre “1851-1853” gracias al auspicio de la iglesia Católica (Henig, 2001).


También estudió química y biología. En este último ramo se aproximó a la botánica de la mano de una de las más grandes autoridades en este ramo en la época, Franz Joseph Unger "1800-1870" un fisiólogo vegetal que llevaba varios años trabajando en la obtención de nuevas variedades de plantas mediante la fertilización artificial (Henig, 2001). A parte de sus deberes monásticos, Mendel también fue profesor de básica secundaria en colegios locales y es recordado por ser un profesor amable (Henig, 2001).


3.4 Una abadía o un centro de investigación

Mendel realizó su trabajo en la abadía de Santo Tomas de Brno, una elección pecular para quien piensa que los sacerdotes solo hacen oraciones y cosas religiosas.

La Abadia de San Tomás de Brno era un sitio peculiar. Gracias a una larguísima carta a la Asamblea Imperial de Austria solicitando la extensión de los derechos civiles al interior de las órdenes monásticas y solicitando para la comunidad de Brno el permiso para dedicarse exclusivamente a la docencia y a la investigación científica, solicitud que les fue concedida (Henig, 2001).

El monasterio adquirió los recursos necesarios para transformarse en un verdadero centro de investigación. La carta fue escrita por varios monjes dentro de los cuales figuraba el propio Mendel (Henig, 2001).


3.5 El laboratorio de Mendel

Esto ocurrió poco después de 1848 cuando e nuevo emperador de Austria llamado Francisco José I tomó el trono. El monasterio contaba ya antes del ingreso de Mendel con un pequeño observatorio astronómico, una biblioteca bastante buena y con un vivero dedicado a la investigación botánica (Henig, 2001).

En otras palabras, a diferencia de la imagen romántica general, Mendel no era una excepción en un jardín, el ingresó a una comunidad académica y prosiguió con un programa de investigación que le precedía (Henig, 2001).


3.6 Mendel fue olvidado

Mendel publicó en alemán, el idioma nacional del imperio de Austrai-Hugría sus resultados bajo el título “Versuche über Pflanzenhybriden” o Experimentos sobre hibridación de las plantas (Mendel, 1866) en dos simposios de la Sociedad de Historia Natural de Brno, sin embargo la interpretación de sus resultados por parte de sus pares se enfocó más en la cuestión de hibridación, y no llamó mucho la atención por 34 años (Moore, 2001).

Los historiadores de la ciencia aun debaten sobre esto y han formulado una serie de hipótesis: (1) la comunidad científica de biólogos no estaba preparada para matematizar su ciencia o (2) que simplemente tenía malas relaciones con los posibles contactos de entrada a las comunidades científicas de la época o (3) tuvo que esperar a que la comunidad científica documentara la mitosis, meiosis y cromosomas para poder aceptar los factores hereditarios mendelianos como material físico y no un simple artefacto matemático pitagórico “en otras palabras, una fumada mental” (4) que su trabajo fue reinterpretado de formas que el propio Mendel no tuvo en mente por autores de eras posteriores..

Lo cierto es que después de publicar sus resultados pocas referencias hay de el en la literatura científica por más de tres décadas.

Adicionalmente, el sucesor de Mendel en la abadía ordenó la destrucción de sus archivos. Sin embargo, entre los pocos documentos y libros que lograron sobrevivir se encuentra un ejemplar del Origen de las Especies y de otros libros de Darwin, en los que hay una gran cantidad de anotaciones manuscritas (Henig, 2001).

Gracias al testimonio de uno de sus amigos, sabemos que Mendel “estaba muy interesado en las ideas evolutivas, y ciertamente no era un adversario de la teoría evolutiva —aunque afirmaba que algo seguía faltando” (Henig, 2001).


3.7 Mendel un adelantado a su época

Durante los 34 años de olvido los científicos prosiguieron sus investigaciones descriptivas, piezas del rompecabezas como las descripciones de la mitosis “1882”  y meiosis “1876” fueron fueron fundamentales para una facilitación de la reinterpretación del trabajo de Gregor Mendel, en tal marco conceptual, los descubrimientos cuantitativos de Mendel adquirieron un sentido biológico completo.

El trabajo de Mendel fue redescubierto independientemente por tres genetistas.

Hugo De Vries "1848-1835", redescubrió las leyes de la herencia por si solo en la década de 1890 pero durante el desarrollo final de su artículo encontró el articulo original de Mendel, por lo que modifico la terminología para que concordara. Sin embargo en 1900 al publicar originalmente su ensayo omitió ese pequeño detalle, aunque después de críticas por parte de Carl Correns "1864-1833", la preeminencia del descubrimiento fue adjudicada a Mendel.

Carl Correns fue otro de los re-descubridores de la teoría de la genética, el desarrollo de sus ideas las realizó de manera paralela con DeVries durante la década de 1890, y su modelo biológico fue una planta llamada vellosilla “Hieracium pilosela”.

Erich von Tschermak "1871-1962" quien también realizó su trabajo en la década de 1890.

Sin embargo es de remarcar que, estos hombres realizaron sus descubrimientos contando con más datos, por ejemplo el proceso de la mitosis y meiosis como una explicación físico-biológica de lo que sucedía matemáticamente.

El hecho de que Mendel lograra intuir de manera netamente matemática lo que estaba sucediendo se debe a una extensiva preparación experimental, a la elección de un modelo biológico afortunado, a una adquisición de datos rigurosa, a un manejo estadístico de datos sólido, y a una interpretación imaginativa pero lógica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario