sábado, 16 de enero de 2016

1 INTRODUCCIÓN A LA GENÉTICA MENDELIANA




Heredamos de nuestros padres más que meros artefactos materiales, nuestros cuerpos en ocasiones revelan grandes similitudes con nuestros familiares, padres, abuelos, hermanos. La similitud física se convierte en algo que es heredado de una generación a otra.

¿Por qué sucede esto?

¿Porque unos individuos son más altos? ¿Por qué unas personas tienden a engordar con facilidad y otras se mantienen delgadas sin esfuerzo?

¿La inteligencia se hereda o se entrena?

Piense en algún rasgo de su cuerpo y pregúntese la razón por la cual usted lo tiene.

Desde la antigüedad estas preguntas han sido un misterio, y algunas de ellas siguen siendo un verdadero tema de discusión entre las comunidades científicas actuales.

La incapacidad para responder tales preguntas conllevó al desarrollo de creencias socialmente aceptadas a cerca de la herencia de rasgos y habilidades. La aristocracia se basa en la creencia de que los miembros de una familia noble heredan habilidades complejas, como gobernar bien o combatir con habilidad. La aristocracia y la realeza se instituyen en base a que los miembros de estas castas son de alguna forma superiores y esa superioridad se pasaba de padres a hijos.

Por siglos existieron intentos académicos para explicar el problema de la herencia, pero todos fallaron debido a la naturaleza compleja del problema. En esta serie de artículos examinaremos el primer intento de explicar la herencia en términos cuantitativos que ha influido de forma profunda en la forma en que entendemos la naturaleza de la herencia en la actualidad.


A este primer intento de explicación lo denominaremos como la genética mendeliana. Por genética mendeliana entenderemos los estudios realizados sobre la herencia por el Monje Austriaco llamado Gregor Mendel que trabajó en un pequeño jardín ubicado en la abadía de San Tomas en lo que actualmente es la republica Checa. Del mismo modo también será aplicable esta designación a los trabajos de redescubrimiento realizado casi 34 años más tarde, sin embargo debido a las notables diferencias entre los redescubridores de Mendel y el propio trabajo de Mendel aplicaremos la designación de genética clásica a esta segunda etapa, pues son los trabajos de estos personajes lo que fueron consignados en los libros de texto bajo el eslogan del mendelismo (Stubbe, 1972).

Trabajaremos el modelo de herencia mendeliano, como este explica los resultados de un diseño experimental muy concreto, como afectó a las comunidades científicas de su momento y como nos afecta ahora.  Sin embargo lo anterior plantea un problema espinoso, tendemos a aplicar los conceptos del presente a los conceptos en el pasado, juzgamos al pasado como algo de ignorantes y atrasados, sin entender sus contextos, problemas y limitaciones.

Debido a esto he decidido cortar con todas las referencias a la biología molecular que generalmente son aplicadas a la genética clásica, preocupándome únicamente del modelo matemático y su coherencia con respecto a los resultados experimentales.

Los estudios sobre la naturaleza física de la herencia y la teoría mendeliana no se unieron sino hasta las primeras décadas del siglo XX, punto en la historia que denominaremos como genética clásica, ya que es la que está consignada en los libros de texto.

Por esta razón, la explicación de la concordancia entre Mendel y las estructuras subcelulares será trabajada en el tema de genética clásica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario