sábado, 3 de enero de 2015

Neógeno y Cuaternario

Neógeno y Cuaternario



El Neógeno es el segundo periodo de la Era Cenozóica, su intervalo de duración ha sido acordado entre 23.03 MdA para su inicio y 2.58 MdA para su finalización, siendo sucedido por periodo Cuaternario.

El Cuaternario es el actual periodo de la Era Cenozóica, su intervalo va desde 2.58 MdA hasta la actualidad.

A diferencia de otros sistemas estratigráficos, la división entre el Neógeno y el Cuaternario no es clara, y su arbitrariedad ha conllevado a un alto grado de controversia sobre las fechas en las que uno termina y el otro comienza (Van Couvering, 2013).
Sin embargo si se puede decir que la fauna de mamíferos cambió entre las dos eras debido a eventos de extinción en masa menores, el más famoso de ellos fue la desaparición de la megafauna a finales de la última Edad de Hielo hace unos 10.000 años (Mann, Groves, Kunz, Reanier, & Gaglioti, 2013).

La evolución humana se agrupa en los últimos 6 millones de años debido a cambios ambientales en áfrica, los cuales la hicieron más seca, los primates debieron o migrar al sur a las selvas del Congo o sobrevivir en las nuevas sabanas africanas (Bourlière & Howell, 2013).
El Neogeno y el actual cuaternario se caracteriza por un clima fuertemente cíclico (Campisano, 2012), mucho más que en el Paleógeno, los intervalos van de edades de hielo fuertes hasta edades tropicales fuertes como la que atravesamos en la actualidad. Los mamíferos son iguales y al mismo tiempo diferente, tigres de dientes de sable, mamuts, y rinocerontes lanudos son fauna asociada popularmente a estos periodos.
El cuaternario se caracteriza con la aparición del ser humano y su transformación en fuerza geológica y evolutiva, generando una nueva Época geológica denominada Antropoceno caracterizada por un evento de extinción en masa provocada por nosotros mismos (Barnosky et al., 2011; Martin & Sucks, 2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario