miércoles, 31 de diciembre de 2014

El Triásico

El Triásico



El Triásico  es el primer periodo de la Era Mesozoica, su intervalo de duración ha sido acordado entre 252.2 ± 0.5 MdA para su inicio y 201.3 ± 0.2 MdA para su finalización, siendo sucedido por el periodo Jurásico.

El nombre Triásico significa tres y hace referencia a tres estratos que lo componen, fue bautizado de este modo en 1834 por Friedrich von Alberti (1795-1878) después de correlacionar estratos encontrados en Alemania y el noreste de Europa (Lucas, 2010; Payne, Van de Schootbrugge, Falkowski, & Knoll, 2007).

La vida en el mar inició su recuperación de la extinción de finales del Pérmico e inicios del Triásico con un factor bastante esperable, una diversificación rápida de formas generales semejantes, lo cual se explica por el hecho de que solo unos pocos linajes pudieron sobrevivir la Gran Muerte. Los corales se recuperaron parcialmente, mientras que los amonitas se diversificaron a partir de un solo linaje sobreviviente del Pérmico (Payne et al., 2007).
Figura 01. El Pistosaurio es un plesiosaurio del triásico, estos primeros especímenes no eran mas grandes de una foca o elefante marino y probablemente tendrían un modo de vida similar, pero a finales del triásico alcanzarían tamaños colosales.
Los reptiles sobrevivieron bastante bien la extinción del Pérmico y continuaron su diversificación, unos linajes aprovecharon que muchos nichos oceánicos habían quedado vacíos para asentarse allí, de esta forma evolucionaron linajes de reptiles marinos como los paquipleurosaurios (Olivier Rieppel, 1989), los notosaurios (Li & Rieppel, 2003), los placodontos (Li & Rieppel, 2002), los famosos plesiosauros (Sander, Rieppel, & Bucher, 1997), los talatosaurios (Rieppel, Liu, & Bucher, 2000) y los ictiosaurios (Callaway & Brinkman, 1989).
 
Figura 02. Aunque siempre vinculamos a los ictiosaurios con formas de delfín como en oftalmosaurus, los primeros ictiosaurios eran mas semejantes a sus ancestros reptiles ya que carecían tanto de aleta dorsal como de aleta caudal como en el caso de caohusaurus.
En tierra, la Gran Muerte dejó grandes extensiones continentales para una sucesión ecológica que duró al menos unos 30 millones de años (Sahney & Benton, 2008). Como en cualquier sucesión ecológica las especies pioneras experimentan un éxito momentáneo durante los primeros años de la recuperación ecológica, siendo reemplazadas con el tiempo por especies especializadas.

Tal fue el caso de dos linajes de anfibios, los pioneros pertenecían a un linaje llamado temnospondilos (Brusatte, Butler, Mateus, Steyer, & Whiteside, 2013), su fisonomía era semejante a la de una salamandra o un lagarto. Estas especies experimentaron un gran éxito al inicio del triásico, pero con la recuperación de los ecosistemas fueron reemplazadas por un segundo linaje de anfibios llamado lisamfibia que corresponde a las ranas y sapos, en efecto el triásico es el primer periodo en que aparecen las ranas aun cuando los anfibios ya existían millones de años atrás (Reilly & Jorgensen, 2011).
Figura 03. Los crurortarsianos como rausucus eran los máximos depredadores del periodo triásico, sus únicos parientes modernos aun siguen siendo depredadores superiores, y son los cocodrilos.
La extinción del pérmico no fue particularmente buena con los sinápsidos “reptiles mamiferoides” y muchos de sus nichos ecológicos fueron ocupados por descendientes de los saurópsidos denominados arcosaurios. De los arcosaurios se derivan muchos de los linajes de reptiles modernos como los cocodrilos, serpientes y lagartos, pero en el triásico eran mucho más diversos. De los arcosaurios podemos distinguir dos grupos principales: los crurortarsai (pies en cruz) y los avemetatarsalia (pies de ave).
Figura 04. Los sinápsidos sobrevivientes fueron pocos y ya presentaban muchcos rasgos anatómicos de los mamíferos, aunque probablemente aun ponían huevos.
El linaje de los crurortarsi retuvo muchos de los rasgos de los saurópsidos y en él se agrupan todos los linajes más cercanos a los cocodrilos que a las aves. El linaje de los avemetatarsalia se divide a su vez en dos grupos generales, los pterosaurios y los reptiles con forma de dinosaurios que incluye a los dinosaurios y todos los grupos más cercanos a los dinosaurios que a los petorsaurios (Nesbitt, Desojo, & Irmis, 2013). Aunque los sinápsidos fueron excluidos competitivamente de nichos grandes primero por los arcosauros crurortarsianos y luego por los dinosaurios, no se extinguieron totalmente, un linaje en particular se hizo exitoso aprovechando nichos nocturnos como insectívoros nocturnos, representando el posible linaje ancestral de los mamíferos modernos llamado los cinodontos (Habib, 2014).
Figura 05. Los primeros dinosaurios como herrerarasus, coelofisis o eoraptor "todos muy similares" aun eran animales pequeños y secundarios en el sistema ecológico del triásico, por lo que puede decirse que este periodo continúa siendo una era de reptiles pero no de dinosaurios.
El periodo termina con un evento de extinción en masa más tenue, pero que ayudó a ampliar las brechas entre los saurópsidos y los sinápsidos. En esta extinción muchos de los reptiles crurortarsianos se extinguieron menos por el exitoso grupo de los cocodrilos, Mientras que casi la totalidad de sinápsidos murieron, menos el linaje que daría lugar a los mamíferos, de esta forma la brecha morfológica entre los reptiles y mamíferos comenzó a hacerse más evidente. En el océano la extinción fue más severa, muchos de los reptiles marinos desaparecieron menos por los plesiosauros y los ictiosaurios (Martindale et al., 2012; Thorne, Ruta, & Benton, 2011).


La desaparición de los crurortarsianos no relacionados directamente con los cocodrilos y los sinápsidos no relacionados directamente con los mamíferos, dejó nichos abiertos, pero fue el linaje de los dinosaurios quien lo aprovecharía para desarrollarse y evolucionar en el siguiente periodo, el Jurásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario