jueves, 25 de diciembre de 2014

El Silúrico

El Silúrico


El Silúrico es el tercer periodo de la Era Paleozoica, su intervalo de duración ha sido acordado entre 443.4 ± 1.5 MdA para su inicio y 419.2 ± 3.2 MdA para su finalización, siendo sucedido por el período Devónico.

El Silúrico fue propuesto como nombre de una serie de estratos geológicos en 1830 por parte de Roderick Impey Murchison (1792-1871) basado en el nombre de una tribu celta llamada los silures (Donovan, 2001), aun cuando los territorios donde se encuentran los estratos del Silúrico no se corresponden con los territorios históricos de la tribu.

Este periodo está marcado con la evolución de los peces . En términos generales, los peces –o sus versiones más primitivas –ya habían aparecido en el Cámbrico, pero sin cráneo, vertebras, mandíbula o esqueleto, pero con una estructura única a los vertebrados-cordados en la actualidad, llamada notocordio. Uno de los linajes experimentó un desarrollo en la punta anterior encerrando el cerebro en una caja protectora a la cual llamamos cráneo, este tipo de animales con cráneo, pero sin vertebras, mandíbulas o cualquier otro tipo de esqueleto es la fórma más primitiva y básica de un pez.
Figura 01. Los placodermos como este doncleosteus representan los primeros peces con mandíbulas registrados.

Otro linaje que apareció a partir de los peces craneados desarrolló el notocordio, en este caso el notocordio se extendió para encerrar la medula del pez en estuches segmentados a los cuales denominados vertebras. Estos peces en consecuencia poseían vértebras y cráneo, pero no mandíbulas u otra clase de esqueletos, en la actualidad aún sobreviven descendientes de estos peces primitivos a los que llamamos lampreas, pero la mayoría de las especies vivieron durante el ordovícico. Posteriormente, las vértebras generaron espinas que permitieron la formación de arcos branquiales y aletas, los primeros arcos branquiales se desplazaron hacia el frente del pez para formar las primeras mandíbulas. Estos eran los peces del silúrico. Dos linajes emergen: los placodermos y los acantodios (Donoghue & Sansom, 2002).
Figura 02. Los acantodios son peces que presentan simultáneamente espinas de cartílago y de hueso, dos linajes emergen de esos, en uno el hueso se pierde completamente y en el otro, el hueso reemplaza al cartílago completamente.

Los placodermos se caracterizan por poseer enormes placas de hueso en sus cabezas que forman un cráneo y una mandíbula móvil, eran enormes y algunos alcanzaron el tamaño de un bus, pero el resto de su esqueleto era de cartílago. Los acantodios por otro lado eran peces cartilaginosos excepto por dos espinas en sus aletas laterales que eran de hueso. Los acantodios son de hecho un grupo transicional y de ellos emergerán los dos linajes de peces dominantes en la actualidad, los peces cartilaginosos y los peces óseos (Davis, Finarelli, & Coates, 2012).

Otros fósiles marinos distintivos son los escorpiones marinos, algunos de los cuales eran verdaderos gigantes, alcanzando mas de tres metros como en Jaekelopterus (Braddy, Poschmann, & Tetlie, 2008).
Figura 03. Bosque del Silúrico dominado por las primeras plantas vasculares: Cooksonia.

A finales del silúrico también se encuentra la colonización de la tierra seca por parte de los animales. Por varios millones de años, las plantas terrestres habían crecido sin ser devoradas por herbívoros terrestres, y habían pasado de ser tapetes aterciopelados en playas permanentemente húmedas a conformar bosques de plantas vasculares no muy grandes (Munnecke, Calner, Harper, & Servais, 2010; Weber, 1964). A finales del periodo esto cambió, los artrópodos comenzaron a presentar formas terrestres, como los primeros ciempiés “miriápodos” (Selden & Read, 2008), aunque no fueron los únicos, también se encuentran arácnidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario