lunes, 29 de diciembre de 2014

El Carbonífero

El Carbonífero




El Carbonífero  es el quinto periodo de la Era Paleozoica, su intervalo de duración ha sido acordado entre 358.9 ± 0.4 MdA para su inicio y 298.9 ± 0.15 MdA para su finalización, siendo sucedido por el período Pérmico.

El Carbonífero fue el primer conjunto de estratos geológicos en recibir un nombre peculiar en 1822 por parte de William Daniel Conybeare (1787-1587) y William Phillips (1775-1828). A diferencia de otros, su nombre no se basa en un lugar, sino en el significado mismo de lo que sus estratos almacenan, y es carbón, mucho carbón. De lo anterior viene el nombre Carbonífero que significa portador de carbón (Conybeare, 1822).
La tendencia iniciada en el Devónico continua en el Carbonífero, con el continuo reverdecimiento de los continentes, el radio oxígeno molecular/dióxido de carbono se afecta de forma tal que, obtenemos una atmósfera extremadamente cargada de oxígeno, al nivel incluso de ser explosiva, y por otro lado con muy poco dióxido de carbono. La baja en el dióxido de carbono se debe a que la fotosíntesis no es mermada por los herbívoros, nacen más plantas de las que son consumidas.

A parte de la baja tasa de herbívora, las plantas desarrollaron un nuevo truco, crear madera gracias a un nuevo polímero llamado lignina. Todos sabemos lo que es la madera, lo extraño de esta cuando recién evolucionó es que nada la podía biodegradar, por lo que cuando una planta leñosa moría en el carbonífero, sus restos no se degradaban, pasaban a compactarse haciéndose parte del suelo. Con el tiempo estos sedimentos conformaron las enormes reservas de carbón que empleamos en la actualidad.
La flora del carbonífero continua siendo dominada por grandes bosques de helechos y parientes cercanos sin semillas verdaderas, sin embargo los linajes más antiguos de plantas con semillas verdaderas como las Medullosales ya habían evolucionado, aunque permanecían siendo la minoría (Zodrow & Mastalerz, 2001).

En el océano, los trilobites se hacen muy raros, siendo reemplazados por una fauna de invertebrados más semejante a la moderna, aunque los amonitas empiezan a diversificarse, siendo estos la principal característica distintiva del océano de la época.

En  tierra podemos decir con respecto al carbonífero que es la Edad de los Artrópodos Gigantes, esto se debe a la alta concentración se oxígeno en la atmósfera, lo cual permite que un artrópodo pueda hacerse más grande con un sistema respiratorio angosto. Algunos de los especímenes característicos del periodo son la Meganeura, Pulmonoscorpius y Arthropleura.
Figura 01. Modelo de Arthropleura.
En el océano los tiburones y parientes sufren una radiación adaptativa enorme, de hecho en esta época los tiburones son más diversos y con formas más extrañas que lo que puede verse en la actualidad.

En cuanto a los tetrápodos, estos vuelven a aparecer en el registro fósil después de la extinción en masa del Devónico tardío, a este hueco de veinte a quince millones de años se lo conoce como el Salto de Romer (Nyakatura, Andrada, Curth, & Fischer, 2014). Los tetrápodos cuentan ahora con especímenes como Ictiostega, las modificaciones con respecto a los tetrápodos anteriores a la extinción representan una mayor fuerza en las cinturas escapular y pelviana, lo cual permitía al animal caminar en tierra firme. Posteriormente empiezan a encontrarse formas de lo que puede describirse como anfibios (los anfibios se distinguen de los tetrápodos primitivos como ictiostega debido a que la cantidad de dedos ese fija en cinco, ictiostega por ejemplo es un tetrápodo con siete dedos en las patas). Al igual que los anfibios y los peces pulmonados modernos, estos primeros vertebrados terrestres pasaban por dos etapas, una de larva/renacuajo dependiendo del agua, con branquias, y otra de adulto con un modo de vida terrestre (Pierce, Hutchinson, & Clack, 2013).

Las pieles de estos animales eran delgadas, y fácilmente deshidratables, por lo que se encontraban dependientes al igual que los helechos del agua de estuarios, ríos, lagos y océanos para no morir desecados (De Duve & Pizano, 1995). Durante la época también evolucionaron los primeros amniotes (reptiles en sentido laxo), animales con escamas duras que impden la deshidratación y huevos con cascara que impiden que el embrión se deshidrate (Fröbisch, Schoch, Müller, Schindler, & Schweiss, 2011; Laurin & Reisz, 1995; Monastersky, 1999; Paton,Smithson, & Clack, 1999).

El Carbonífero termina con una crisis medioambiental causada por un efecto de invernadero inverso, los niveles oceánicos descendieron, el ambiente se hizo más seco y mucho más frío, hasta regresar a ciclos de glaciación, los cuales no habían sido frecuentes desde antes del devónico. La razón de esto la mencionamos anteriormente, el dióxido de carbono estaba siendo atrapado de la atmósfera en madera que no era degradada. Al final el gran bosque tropical que había sido el carbonífero colapso en su propio éxito. A este evento se lo conoce como el Gran Colapso del Bosque Húmedo del Carbonífero (Sahney, Benton, & Falcon-Lang, 2010).
El futuro de los seres vivos estaría anclado a sobrevivir una era de frio y sed en el gran desierto Pérmico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario