jueves, 25 de diciembre de 2014

El Cámbrico

El Cámbrico



El cámbrico es el primer periodo geológico de la Era Paleozoica, su intervalo de duración ha sido acordado entre 541.0 ± 1.0 MdA para su inicio y 485.4 ± 1.9 MdA para su finalización, siendo sucedido por el menos conocido periodo Ordovícico. Aunque por muchas décadas la fecha de inicio y finalización del cámbrico fueron controversiales en unos 20 millones de años dependiendo del autor, en 2004 se encontraron capas de origen volcánico en Oman, y donde hay estratos ígneos se pueden encontrar cristales de cuarzo donde se puede aplicar los métodos de uranio-plomo (Gradstein etal., 2012).

El periodo Cámbrico es importante tanto en sentido científico como histórico ya que engloba una de las principales controversias al interior de las nacientes ciencias de la Geología y de la Biología en el siglo XIX concerniente a la primera Teoría de la Evolución.

Un ejemplo es Adam Sedwick (1785-1873) el geólogo quien bautizo el periodo Cámbrico. Como cualquier periodo geológico, el periodo obedece a una serie de estratos localizados en lugares concretos, en este caso la localidad es Wales (Gales) uno de los estados de Inglaterra, ubicado al sur-oeste de la isla. El nombre emerge de un juego de palabras, Wales significa ballenas, y es en los terrenos de Wales donde están los primeros estratos reconocidos del cámbrico, Sedwick decidió emplear el mismo nombre pero en latín (Wales ”inglés”, ballena “español”, cambria “latín”). Sedwick como personaje en la historia de las ciencias es interesante debido a que a pesar de defender la idea de la escala geológica por correlación de estratos “y por lo tanto un antidiluviano” por otra parte fue un férreo oponente de la teoría de Darwin de evolución por selección natural (Secord, 1991).
Para la época de Darwin y Sedwick los diferentes estratos revelaban una serie de cambios abruptos en la composición primaria de la fauna y la flora, lo evidente era ver saltos, desde faunas compuestas por peces, a faunas compuestas por reptiles a faunas compuestas por mamíferos. Para Sedwick la explicación era varios actos creativos por parte del Dios Cristiano en cada una de estas eras geológicas. Para Darwin se trataba de cambios graduales que se dilataban en el tiempo, por lo que los cambios abruptos en el registro de fósiles debía ser explicado por lo imperfecto de la investigación geológica para la época.
El problema era particularmente álgido en el límite del cámbrico-precámbrico, ya que antes del cámbrico no se había detectado fósiles de animales o plantas complejas, pero después de cámbrico si se detectaban, lo cual conllevó a varios autores como Sedwick a proponer que el límite del cámbrico marcaba el evento de creación especial original por parte de Dios –idea que aún es defendida por algunos fundamentalistas cristianos/islámicos.

Como hemos visto anteriormente, el precámbrico si contiene vida animal, pero estos son seres vivos que no pueden fosilizarse fácilmente al carecer de partes duras, o simplemente son invisibles y requieren de microscopios con los que no se contaban en el siglo XIX.

El periodo cámbrico también es notable por una alta tasa de sedimentos denominados Lagerstätte que permiten la formación de fósiles muy delicados, incluso de animales formados exclusivamente por partes blandas (Butterfield, 2003; Maas et al., 2006). Lo anterior hace que nuestro conocimiento sobre la fauna del cámbrico sea más completo que la de algunos periodos más recientes de la Era Paleozoica.

En términos de seres vivos, el Cámbrico marca un periodo de cambio con respecto a su inmediato antecesor, el Edicariano, donde los animales eran relativamente pequeños y sin partes duras como medusas y gusanos. En el cámbrico se tiene la evolución de los artrópodos de partes duras como los trilobites (Butterfield, 2007). El cámbrico también representa un ejemplo de Explosión Adaptativa (Erwin & Tweedt, 2012), un fenómeno evolutivo en el cual se da una rápida diversificación de unos pocos linajes debido a la falta de exclusión competitiva por especies viejas. Muchos linajes de animales evolucionaron en esta época, incluyendo un tipo de gusanos deuterostomos con una estructura cartilaginosa en su dorso llamada notocordio, los cuales representan las formas de los posibles ancestros de todos los vertebrados.

A diferencia de los animales, las plantas continuaron limitadas a formas unicelulares o multicelulares microscópicas que solo podían vivir en los océanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario