domingo, 14 de diciembre de 2014

Dificultades en la determinación de la escala geológica

Dificultades en la determinación de la escala geológico


Aunque a la fecha, la mayoría de los yacimientos han recibido una datación numérica razonable en términos de órdenes de magnitud generales, esta labor no ha sido realizada sin dificultades.


El primer problema a la hora de asignar fechas numéricas es el hecho de que no todas las rocas pueden ser datadas por los métodos radiométricos. Para que la datación radiométrica sea útil, todos los minerales de la muestra deben haberse formado al mismo tiempo, de lo contrario lo que se obtiene es o una edad promedio, o en el peor de los casos, un conjunto de fechas discordantes en una misma muestra.

Algunas de estas dificultades han sido evadidas mediante la mejora en las tecnologías de muestreo, que permiten identificar capas al interior del mineral y asumirlas como una muestra diferente con su propia fecha particular.

A pesar de lo anterior, lo más fácil es emplear minerales fáciles de datar como las rocas ígneas cristalizadas o cuando la temperatura y el calor crea nuevos minerales en las rocas metamórficas.

Las muestras en las rocas sedimentarias raras veces pueden datarse directamente por métodos radiométricos, y solo pueden generarse aproximaciones si la roca presenta inclusiones, sin embargo estas inclusiones al ser más viejas que la roca alrededor, no permiten dar la fecha precisa del sedimento.

Es más, algunas capas llamadas conglomerados se forma por la mezcla de rocas de diferentes épocas, por lo que es imposible datarlos de forma absoluta. Las fechas obtenidas de las rocas metamórficas pueden ser difíciles de interpretar debido a que los minerales pueden haberse formado antes que la roca metamórfica.

Debido a que muchas capas son sedimentarias, es imposible datarlas directamente, por esta razón se debe aplicar una mezcla de datación absoluta y relativa para obtener un intervalo confiable. Por ejemplo:
Figura 01. Para datar las capas de roca sedimentaria se emplean o capas ígneas o inclusiones ígneas para determinar intervalos de confianza.

 La fecha de los estratos del cretáceo debe tener un intervalo inferior, es decir no son más viejas que 160 millones de años, esto gracias a la capa de cenizas volcánicas que si se pueden datar. Del mismo modo, la inclusión ígnea “dike”  que atraviesa la formación de Mesaverde y Mancos Shale debe ser más reciente que las formaciones que atraviesa. En este sentido las formaciones Dakota, Mancos y Mesaverde se encuentran en un intervalo superior de 66 millones de años y un intervalo inferior de 160 millones de años.

Si existen suficientes inclusiones volcánicas que atraviesan los diferentes yacimientos es posible correlacionar la información para dar edades a la mayoría de los estratos.

En resumen, siempre que existan rocas ígneas, se puede datar con confianza de forma absoluta, de lo contrario, hay que datar con rocas ígneas de forma relativa.
  
Fuentes bibliográficas: (Tarbuck, Lutgents, & Tasa, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario