jueves, 23 de octubre de 2014

Usted empieza con una química reduccionista

Usted empieza con una química reduccionista



Con respecto a lo anterior,  mucho de la educación en química consignada en los libros de texto consiste en entrenase para poder entender los modelos científicos más generales e importantes.

Y como son los más generales también son los más reduccionistas. Lo importante no es rasgarse las vestiduras y acusarlos de ser falsos, pues la noción de modelo en ciencias no contempla la noción de verdad o falsedad.

Lo que importa de un modelo es que sea metodológicamente pertinente para explicar fenómenos importantes. A medida que usted desea explicar unos fenómenos con un nivel de precisión más exquisito se requieren de modelos teóricos menos reduccionistas.

Pero nuevamente para empezar siempre hay que hacerlo por lo más fácil y general, por lo cual el reduccionismo de la química escolar no es un pecado filosófico sino una herramienta didáctica.

Lo importante es que el modelo no se lo asume nunca como una verdad, por ejemplo, los modelos del átomo no pretender dar una imagen real del átomo, sino una imagen que permite describir las propiedades del átomo.

En este sentido ver “realidad” al átomo es irrelevante, lo que importa es manipular “metodología” al átomo a través del modelo para los propósitos requeridos. Lo mismo sucede para cualquier otro modelo científico.

Es esta disociación entre lo ontológico –verdad subyacente – y lo metodológico lo que permite aplicar la máxima de Gould, la fe y la ciencia no son materias que puedan cruzarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario