jueves, 23 de octubre de 2014

El azar en los modelos científicos

El azar en los modelos científicos



Una gran farsa del pensamiento ingenuo u coloquial sobre la ciencia es entenderla como algo exacto, certero y verdadero; en realidad cualquier postulado científico está sometido a una gran cantidad de incertidumbres, algunas de ellas pueden controlarse y otras no.

Lo anterior genera una falsa dicotomía, el azar y el determinismo, o el azar y la intencionalidad. Sin embargo a diferencia de lo que puede pensarse, los procesos deterministas no son necesariamente intencionales ni los procesos aleatorios son un chiste cósmico.

El azar se define como la falta de patrones o predictibilidad que puede tenerse sobre un sistema, mientras que su opuesto se denomina determinismo y se define como la predictibilidad total de un sistema. Esta definición fue dada por Laplace (1812-1814 citado por Buiatti & Longo, 2013). Esta visión antagónica que permea mucho en las explicaciones clásicas de la biología donde por ejemplo la variabilidad de los seres vivos se define como aleatoria y la selección natural como determinista en términos laplacianos.

Existe una tercera vía que fue propuesta por Henri Poincaré (Buiatti & Longo, 2013), denominada impredectibilidad determinista. Poincaré analizó el campo gravitacional de solo tres cuerpos celestes de forma no lineal, llegando a la conclusión de que aun cuando los tres cuerpos obedecen a leyes deterministas, los resultados de analizarlos de forma no linear es impredecible, o en otras palabras “aleatorio”. En este sentido aleatorio es la imposibilidad de saber cuál de los múltiples estados ordenados y estables va a adquirir un sistema.

Lo anterior explica la razón de que sistemas regidos por leyes deterministas como el clíma son tan difíciles de predecir. La postura de Poincaré se denomina por lo tanto Teoría del  Caos.

Existe un último tipo de azar que emerge de las propiedades mismas de la física cuántica llamado Principio de Indeterminación, este es un tipo de azar intrínseco que no emerge de leyes deterministas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario