miércoles, 17 de septiembre de 2014

Infecciones oportunistas y el VIH, Hepatitis B y C

Infecciones oportunistas y el VIH, Hepatitis B y C




Como muchas de las enfermedades oportunistas, los virus de la hepatitis B y C son diseminados por los mismos factores de riesgo que el VIH y en consecuencia pueden ocurrir coinfecciones. Nuevamente al ser enfermedades de transmisión sexual serán tratados con mayor profundidad en artículos futuros.
 
Figura 01. La progresión de la hepatitis es mostrada mediante el siguiente modelo que describe textura y color. A la izquierda se encuentra un hígado normal de un color rojo oscuro, luego está el hígado inflamado y con una coloración amarillenta típica de la hepatitis, si no es tratado pasa a la etapa de cirrosis y cáncer hepático a la derecha.
A diferencia de otras enfermedades virales que hemos tratado con anterioridad la hepatitis tiene pocos síntomas dermatológicos, pero uno es muy determinante y es la ictericia, aunque esta es rara especialmente en la versión C.

El síntoma principal de la hepatitis la describe su propio nombre: hepatos = hígado; itis = inflamación; por lo anterior las hepatitis son infecciones que inflaman el hígado y lo dañan inutilizándolo.

Lo anterior puede provocar otros problemas al cuerpo debido a que el hígado filtra toxinas de los alimentos y también recicla la hemoglobina y la expulsa del cuerpo a través de la glándula biliar. 
Figura 02. La ictericia es una coloración amarillenta de la piel y especialmente de las esclerótidas "lo blanco de los ojos".

La hepatitis viral es considerada una de las principales causas de muerte entre las personas VIH positivas, debido a que puede ocasionar problemas crónicos en el hígado, falla o insuficiencia del hígado y cáncer de hígado. En consecuencia, muchas personas VIH positivas deben combatir dos infecciones al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario