domingo, 14 de septiembre de 2014

En negacionismo contra el tratamiento de la sífilis

En negacionismo contra el tratamiento de la sífilis


Hasta el advenimiento de los medicamentos con base en arsénico el mercurio era el único tratamiento viable contra la sífilis, aunque debido a la altísima toxicidad de este metal líquido prácticamente era una elección entre morir o volverse loco por sífilis o vivir y volverse loco por el mercurio.

En 1895 Adolph Jarisch (1850–1902) describió un fenómeno que era bien reconocido en los pacientes con sífilis secundaria con tratamiento con mercurio y es que después de unas horas del tratamiento los síntomas se exacerbaban. Esto fue posteriormente anotado en más detalle por Karl Herxheimer (1861–1944).

Paul Ehrlich (1854–1915) quien por muchos años había estado trabajando en la síntesis de productos químicos para el control de la infecciones por tripanosomas en 1909 encontró la 606-arsphenamina la cual fue luego comercializada con el nombre Salvarsan.

El Salvarsan era efectico cuando era inyectado de forma intravenosa en los animales. Para 1910 se encontró que era efectivo para curar la sífilis en los humanos y fue denominada como la bala mágica. ¿A caso Ehrlich se volvió rico y famoso por su descubrimiento?, la verdad es que no.

De hecho muchos grupos radicales negaron la capacidad del salvarsán para curar la sífilis y adicionalmente lo acusaron de producir peores síntomas que los de la enfermedad, este negacionismo es muy semejante al cual se  realiza contra las terapias modernas con antiretrovirales a los pacientes VIH positivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario