viernes, 13 de junio de 2014

Marco de referencia al experimento Hershey–Chase

Marco de referencia al experimento Hershey–Chase


Desde épocas antiguas ha sido registrada la capacidad de las aguas de ciertos ríos para curar enfermedades de forma casi milagrosa como la lepra. En 1896 Ernest Hanbury Hankin reportó que algo en las aguas de los ríos Ganges y Yamuna en la india poseían una marcada propiedad antibacteriana contra el cólera, esta propiedad podía traspasar incluso los filtros de porcelana.

En 1915 el bacteriólogo británico Frederick Twort “1877-1950” superintendente del Instituto Brown de Londres, descubrió un pequeño agente que infectaba y mataba las bacterias, lamentablemente la I guerra mundial impidió que sus investigaciones prosiguieran su curso.

De forma independiente el microbiólogo Franco-Canadiense Félix d'Hérelle, quien trabajaba en el Instituto Pasteur de París anunció el 3 de septiembre de 1917 que había descubierto “un microbio invisible que era antagonista a los patógenos que causaban la disentería”.  La conclusión a la que llegó d´Hérelle fue que se trataba de un virus que mataba las bacterias. El nombre que se le dio fue el de bacteriófago “devorador de bacterias”.

Inicialmente se pensaba que los virus eran compuestos únicamente de proteínas, por lo que la investigación realizada por ciertos miembros de la comunidad científica conocidos informalmente como el grupo de los fagos conllevaría a confirmar que el ADN es el material genético, no solo al interior de los fagos, sino en términos más generales de todos los seres vivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario