lunes, 2 de junio de 2014

Los genios estadísticos en la teoría de la evolución, Sewall Green Wrigth

Los genios estadísticos en la teoría de la evolución, Sewall Green Wrigth


S. G. Wrigth “1889-1988” fue el tercer fundador de la teoría sintética, y al igual que los otros dos, su campo fue la matematización de la biología por medio de la estadística moderna, de hecho él trabajó con Fisher.

Tal vez el aporte singular más importante de Wrigth a la teoría de la evolución es el concepto de la deriva genética “1929”. La deriva genética es una fuerza evolutiva que emerge de fenómenos azarosos que son indiferentes de las capacidades de los individuos, es decir, a diferencia de la selección natural, donde algunos individuos de la población pueden afrontarla con mayor éxito, en la deriva genética cualquier miembro de la población, aun el más poderoso muere.
 
Figura 01. En la deriva genética, los alelos de una generación son seleccionados al azar por un evento raro, esto hace que solo unos pocos alelos pasen a la siguiente generación "cuello de botella", pero la supervivencia de estos alelos se debe al azar y no a las capacidades para relacionarse con el ambiente que puedan conferir. Esto explica porque algunas especies presentan rasgos que no confieren adaptaciones, sino por el contrario,. disminuyen la adaptabilidad al mismo. 
Como pareja de la selección natural, la deriva genética es su antítesis, pues opera de forma azarosa, mientras que la selección natural es anti-azarosa.
 
Figura 02. La deriva genética elimina diversidad de la población, sin tener en cuenta las capacidades de los que mueren o sobreviven, es decir, se trata de un evento azaroso.
En la naturaleza los fenómenos que generan deriva genética son catástrofes no predecibles como volcanes, inundaciones, terremotos entre otros. A pesar de ser fenómenos raros, los componentes de la deriva genética son importantes al borrar poblaciones adaptadas a un ambiente, abriendo los nichos a nuevos linajes.
Figura 03. Un ejemplo de la deriva genética se da cuando un grupo de seres vivos encuentran por azar una isla deshabitada, allí solo una pequeña fracción de la población original llega, lo que causa rápidos cambios en la naturaleza genética de la población aislada. En otras palabras, en las islas los seres vivos deberían evolucionar mas rápido, pero no para mejorar.
Un ejemplo de eso fue el meteorito que impactó Chicxulub hace 65 millones de años, el cual junto a una serie de explosiones volcánicas aniquilaron al linaje dominante en la época, los dinosaurios. Cuando el ecosistema recuperó su equilibrio, serían los mamíferos y las aves los que retomarían el control de los ecosistemas.
 
Figura 04. Una diferencia entre selección natural y deriva genética, es que la primera obedece a relaciones ecológicas constantes y bien determinadas, mientras que la deriva genética depende de eventos muy raros e imprevisibles.
Evidentemente Wright realiza sus aportes desde una perspectiva de matemáticas duras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario