jueves, 12 de junio de 2014

La hipótesis de trabajo del experimento Avery–MacLeod–McCarty

La hipótesis de trabajo del experimento Avery–MacLeod–McCarty



Como se ha mencionado anteriormente, en la época desde inicio del siglo XX y durante casi los siguientes 50 años la mayor parte de la comunidad científica pensaba que las proteínas y no los ácidos nucleicos, eran las responsables del almacenamiento de la información genética, es decir, las proteínas eran el fundamento químico del gen de los mendelianos y postmendelianos.

Esto se sostenía bajo el argumento de que los ácidos nucleicos eran demasiado simples como para almacenar la información genética necesaria para la construcción de las proteínas, por lo que no es descabellado asumir que la función de organelos, como el ribosoma, aún era desconocidas.

Un experimento previo realizado por Griffith “” en 1928 planteaba el asunto. El mató una cepa de bacterias virulentas de Streptococcus pneumoniae de la cepa III-S que era capaz de causar neumonía fatal en los ratones. Luego, mezclo los remanentes de estas bacterias cuyas células ya se habían destruido en un ambiente con una cepa no virulenta de S. pneumoniae del código II-R.

El resultado fue que las cepeas no virulentas se transformaron en la cepa virulenta por medio de algún mecanismo en los restos muertos de la primera cepa virulenta.

¿Qué es lo que causa la transformación?


El experimento Avery–MacLeod–McCarty en su mismo título plantea la hipótesis de trabajo: Estudios sobre la naturaleza química de la sustancia que induce a la transformación de tipos de Pneumococos:

Inducción a la transformación por medio de una fracción de ácido desoxirribonucleico extraído de Psenumococo tipo III; publicado en 1944 se convertiría en la primera sugerencia experimental de que el ADN y no las proteínas, eran el verdadero agente que se encargaba del almacenamiento de la información genética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario