domingo, 15 de junio de 2014

Introducción al modelo de Watson-crick sonre la estructura del ADN





A representación de las moléculas en espacios escolares es un verdadero dolor de cabeza, esto es porque esas cosas son estructuras que ocupan lugares en el espacio, es decir poseen volúmenes y una estructura tridimensional, lamentablemente la mayor parte de los profesores del planeta solo contamos con un tablero plano y algo con que escribir.

Aun con pantallas, la tridimensionalidad mostrada es simplemente una sobra de proyección en perspectiva, es decir, para demostrar las verdaderas formas tridimensionales se requeriría de una suerte de proyector holográfico que muestre la disposición de la molécula, o sino, la creación de modelos en diferentes materiales.
La estructura tridimensional de las moléculas, en especial, de las moléculas orgánicas es de vital importancia para poder entender sus propiedades. Un ejemplo es precisamente las proteínas, ellas actúan mediante sus estructuras tridimensionales. La carrera por entender la estructura de las proteínas fue y aun es una carrera que trae grandes niveles de prestigio a nivel académico.

Para el caso del ADN el entendimiento de dicha estructura tridimensional se basó en lo que se conocía de sus componentes químicos, sus propiedades macroscópicas, pero más que cualquier otra cosa, en proyecciones planas obtenidas por el método de difracción de rayos X, mejorado en el King College de Londres por el equipo de investigación de Rosalind Franklin.
Sin dichas proyecciones, ningún modelo del ADN se hubiera podido construir con eficacia. A continuación enumeraremos varios de los componentes del modelo generado pro Watson y Crick empleando la información de Franklin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario