sábado, 28 de junio de 2014

Introducción al dogma central de la biología molecular

Introducción al dogma central de la biología molecular



Aunque es un muy mal nombre, esta hipótesis ha sido reforzada por los descubrimientos en biología molecular, desde que fuera propuesta en los años 70s.

En su forma más actual se puede definir como. La información genética fluye desde los ácidos nucleicos hacia las proteínas y nunca en sentido inverso. Esto implica que no existe un antiribosoma que pueda transformar la secuencia de aminoácidos en ARN mensajero.

Esto explica la barrera de Weismann sobre la herencia lamarkiana. Si Lamarck hubiera estado en lo cierto, la célula debería contar con un antiribosoma que permita a una proteína modificada por el ambiente transferir ese cambio al ADN. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario