sábado, 28 de junio de 2014

Flexibilidad del dogma central de la biología molecular

Flexibilidad del dogma central de la biología molecular



A pesar de  lo tajante que puede parecer, el dogma central posee flexibilidades, por ejemplo, no dice nada sobre la direccionalidad del flujo de información entre los ácidos nucleicos.

Aunque originalmente se consideraba que era direccional (ADN → ARN) la existencia de la enzima ARN transcriptasa reversa encontrada en retrovirus como el del VIH cambió todo. Posteriormente los retrotrasposones confirmaron lo que muchos sospechaban ya.

El flujo de información genética entre el ADN y ARN es bidireccionalb (ADN ↔ ARN) a tal punto que el genoma humano ha sido esculpido por él. Existen más loci de retrotrasposones degenerados, que loci que contengan genes funcionales, por un margen muy amplio. La familia de loci originados por retrotrasposones más numerosa llamada L1 posee 500.000 copias, mientras que los loci codificantes son alrededor de 20.400.

Aunque es verdad también que este mecanismo le permite a los virus infectar, también es uno de los mecanismos más importante para el desarrollo del potencial evolutivo de las especies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario