martes, 24 de junio de 2014

Conclusiones a cerca de los genes saltarines

Conclusiones a cerca de los genes saltarines


Un punto es claro, la retrontransposición y la transposición poseen un efecto profundo en el genoma de los eucariotas y procariotas. Resulta interesante ver que unas décadas atrás la mayoría de los biólogos moleculares concebía al genoma como una entidad muy fija y de difícil cambio, lo cual complicaba algunos aspectos de la teoría de la evolución.

De hecho la propuesta original de la TSE se basaba en que el genoma solo podía experimentar cambios muy leves de una generación a otra, pues de lo contrario, su estabilidad general se vería muy afectada. Esto a su vez concluyó en la propuesta del gradualismo filético a ultranza, o lo que es lo mismo, concebir a la evolución como un proceso absolutamente gradual.

Estos descubrimientos han demostrado que el genoma posee una flexibilidad y resiliencia muy grandes, lo cual facilita explicaciones evolutivas, en otras palabras el potencial evolutivo de los seres vivos es mayor de lo que se habría esperado originalmente.

Gracias a estos descubrimientos en 1983 se le otorgó a Barbara McClintock el Premio Nobel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario