martes, 15 de abril de 2014

¿Selección natural es una falacia circular?

¿Selección natural es una falacia circular?




Existen dos formas de entender a la selección natural, la primera es a través de la dinámica de poblaciones y la segunda es por medio de las interacciones ecológicas. Pero, sin la explicación de la SN se desconecta de estos dos fundamentos puede conllevar a un vacío conceptual.

Por ejemplo, podemos tomar los cuestionamientos hacia la selección natural planteados por el profesor Emilio cervantes (Enlace →)

Confuso por la avalancha de críticas e insultos recibidos por formular la pregunta  ¿Qué es la selección natural? he  buscado en las fuentes más recientes, concretamente en el diccionario de la Neolengua para informarme. Ahí encuentro lo siguiente:

La selección natural es un mecanismo evolutivo que se define como la reproducción diferencial de los genotipos en el seno de una población biológica

Cuando uno explica selección natural desde sus múltiples definiciones se convierte en un concepto extremadamente abstracto que raya en el razonamiento circular, pues como bien dice Carl Popper, no hay mucha diferencia en decir “sobrevive el más apto” a decir “sobrevive el que sobrevive”.

Evidentemente el problema aquí es que la definición de selección natural dada sin ton ni son, es una respuesta a una pregunta que no se ha hecho, y sin la pregunta nada tiene sentido.

Como he mencionado al inicio, la selección natural se entiende en su sentido ecológico: dinámica de poblaciones e interacciones ecológicas; ambas presuponiendo el principio de superfecundidad que es ejemplificado crudamente por las ostras.

1- Una pareja de ostras tiene la capacidad de producir más de 114´000.000 huevos en tan solo una puesta, lo que implicaría que, si todos sobrevivieran, en tan solo 5 generaciones, se generarían más individuos que electrones en el universo. Del mismo modo, de esos 114´000.000/ciclo solo se requieren entre 2 y 4 sobrevivientes “en todos los ciclos” para mantener la estabilidad de la población.

2- En los sistemas ecológicos, las poblaciones mantienen una estabilidad dinámica, lo cual implica que entre 2 y 4 huevos logran sobrevivir y el resto (113´999.998) se mueren.

Este dato nos permite hacer la pregunta, ¿Cuál es la razón de que sobrevivan los que sobreviven?

Puedes tener dos respuestas. Si la supervivencia es indiferencial, entonces estamos en un azar absoluto al que se le llama deriva. Pero si la supervivencia es diferencial o dependiente de rasgos anatómicos de los seres vivos, entonces el azar disminuye y nos encontramos ante una selección.

La selección natural no es un argumento circular en cuanto no es una afirmación pueril de sobreviven los que sobreviven, pues tal afirmación no distingue efectivamente entre la deriva “azarosa” de un proceso selectivo “antiazaroso”. La selección natural busca responder la razón por la cual sobreviven los pocos que sobreviven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario