martes, 15 de abril de 2014

El ocaso del darwinismo

El ocaso del darwinismo



De todas las propuestas alternativas al neodarwinismo la más fuerte fue sin duda el saltacionismo, esto se debía principalmente a que los factores mendelianos eran entidades discretas, y a que los rasgos estudiados en la genética clásica también son discretos.

Los primeros mendelianos como Correns, de Vries y Bateson se inclinaban más por el saltacionismo discreto que por el neodarwinismo.

De cierta forma uno de los fundamentos del neodarwinismo y del darwinismo original era incompatible con la genética clásica y es la noción distintiva entre discreto y continuo.

El Neodarwinismo proponía variación continua, y los mendelianos habían demostrado variación discreta, lo cual había desacreditado en uno de sus principios fundamentales al neodarwinismo.

Sin embargo esta refutación elegante del neodarwinismo poseía un problema, la genética clásica solo aplicaba a unos pocos modelos biológicos, siendo incapaz de explicar la mayor parte de la diversidad de los seres vivos.

La compatibilidad del Neodarwinismo continuo y la herencia discreta sería el tema principal para los trabajos en genética experimental por T. H. Morgan y sus seguidores en el modelo de la mosca de la fruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario