miércoles, 16 de abril de 2014

El epitelio como tejido protector

El epitelio como tejido   protector
El epitelio como tejido  protector



El epitelio se caracteriza por células cercanamente unidas entre sí,  formando una capa o superficie. A uno de los lados de la superficie pueden encontrarse otros tejidos, mientras que en la otra cara se encuentra un espacio libre de células.

Las células epiteliales pueden organizarse en monocapas o en multicapas. Adicionalmente, su unión está mediada por receptores de superficie  que funcionan como anclas que mantienen a las células unidas.
Figura 01. Modelos de algunos tipos de epitelio basados en su estructura y organización. Los epitelios en monocapa se llaman monoestratificados y los en multicapa se denominan poliestratificados.
Figura 01. Modelos de algunos tipos de epitelio basados en su estructura y organización. Los epitelios en monocapa se llaman monoestratificados y los en multicapa se denominan poliestratificados.
El espacio intracelular es mínimo y por lo tanto la matriz extracelular no es muy importante en el desarrollo de las funciones del  epitelio.
 
Figura 01. Epitelio monoestratificado.
Figura 01. Epitelio monoestratificado.

Figura 03. Epitelio poliestratificado.
Figura 03. Epitelio poliestratificado.


El epitelio cubre donde sea que se generan zonas libres de células, ya sea hacia el exterior del ser vivo “piel viva” o en las cavidades internas como ocurre en el sistema digestivo o los órganos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario