lunes, 28 de abril de 2014

Cosmos, una odisea espacial 7. Opinión


Cosmos, una odisea espacial 7. Opinión


Un cuarto limpio

Este fue sin duda el capítulo más bello que he visto hasta ahora, y esto es debido a que se tuvo un tema muy concreto “el plomo” sobre el cual giró la vida del “héroe” elegido, integrando aspectos de la ciencia más pura y al mismo tiempo de la más aplicada.
 
Figura 01. C. C. Patterson, un héroe de la ciencia mas contemporáneo de los que hemos visto hasta el momento.
El “héroe de la ciencia” es este caso es Clair Cameron Patterson “1922-1995”, un contemporáneo, lo cual es tremendamente interesante. Por lo regular en la escuela nos vemos centrados a hablar de científicos muy antiguos, e incluso muchos de los que trabajaron en la segunda mitad del siglo XIX son prácticamente desconocidos por ser “muy avanzados” para las temáticas a emplear como es el caso de Josiah Willard Gibbs “1839-1903”. Y es que Patterson es un coloso que merecería tener su nombre en los libros de texto justo al lado de Lyell o Darwin, esto por una razón muy simple, fue el primero en lograr calibrar de forma precisa el método de decaimiento del Uranio-Plomo en cristales de zircón.

¿Qué importancia tiene esto?, desde antes se sabía que quien lograra esto tendría en sus manos la información necesaria para calcular la edad de formación de las rocas más antiguas del sistema Solar interno, y por lo tanto, la edad de formación del planeta Tierra.

Problemas metodológicos.
 
Figura 02. El gran antagonista de todo el capítulo es la contaminación del plomo atmosférico, el cual (1) hacia que la cantidad del plomo del circonio fuera enmascarada arrojando datos caóticos y (2) ya saben envenenando a la gente. Esa es la razón por la cual al resolver el problema para un caso, Patterson terminó lidiando con el mismo problema, pero a una escala mucho mayor, su país y el mundo entero.
Las prácticas de laboratorio tienden a convertirse en recetas de cocina, con objetivos claros, metodologías claras, y se espera que, ya saben resultados claros. Una vez que un estudiante se encuentra con un problema tiende a sentirse mal debido a que no logró llegar al estándar. Sin embargo si observamos lo que nos narra Cosmos con los problemas metodológicos de Patterson, esto es un muro al cual los científicos se enfrentan todo el tiempo.

Los resultados de Patterson eran irrepetibles y caóticos. Esto es debido a que la serie de decaimiento atómica, es decir la velocidad con la que el plomo es producido a partir del uranio es absurdamente lenta “lo cual es el punto, necesitamos un reloj con un cronómetro muyyyyyy lenrto para poder calcular el origen de algo muyyyyyyy antiguo”.

En este orden de ideas, la cantidad de plomo producido es muy baja, por lo cual es susceptible a ser solapaba por contaminación ambiental, pues el plomo del ambiente, y especialmente, el del ambiente en la primera mitad del siglo XX en estados unidos tenía una proporción particularmente alta de plomo “lo cual es un punto importante luego.

Patterson luchó por purificar el aire de su laboratorio hasta el nivel del trauma, hasta que al ser trasladado al Instituto Tecnológico de California obtuvo los instrumentos para tener un “cuarto limpio”.

Un cuarto limpio para todos

Recuerdan el problema de la contaminación en el aire?. Bien, nos encontramos ante una bella forma de articular un concepto de ciencia Dura con una cuestión sociocientífica, en este caso la contaminación por plomo atmosférico debido al uso de un carburante en base de plomo como aditivo a la gasolina.

La idea era simple, el aditivo mejoraba el octanaje, haciendo que los carros fueran más potentes. El punto es que también es muy toxico, casi al nivel del veneno del Joker.
Figura 03. Los efectos tóxicos del plomo son particularmente inquietantes, pues afectan lo que es mas precioso para nosotros, nuestras personalidades, nuestro juicio, nuestro libre albedrío.

Este problema sociocientífico posee muchas aristas “como todo problema sociocientífico”, por un lado están los industriales que desean hacer capital aun a costa del bienestar público.

Por otro lado están las campañas negacioncitas que reclutan científicos que sirven como disidentes de la “ciencia ortodoxa” y siembran dudas específicamente en la comunidad política y en el público en general, enmascarando el trabajo del resto de la comunidad científica.
Video 01. Para un documental mas especializado, puede consultar este vínculo (enlace→)

Por otro lado está la comunidad científica que depende de la financiación privada y que ve su presupuesto ser cortado o sometidos a grandes presiones sociales debido a que empiezan a decir cosas que “son convenientes”.

Luego están los políticos y la comunidad en general, sobre quienes recae la responsabilidad de decidir a quién escuchar y de actuar de acuerdo a eso.

Un “Cuarto Limpio” es una metáfora doble, es la Lucha de Patterson para limpiar los cuartos en los que trabajó y en los que vivió de la contaminación por el plomo, debido a que este es una neurotoxina muy peligrosa y que presenta la capacidad de bioacumulación.

Desearía extenderme un poco más, pero creo que en artículos posteriores intentare realizar una expansión de los conceptos científicos trabajados en capítulos como ese.


Y recuerden, que la lucha por “un cuarto limpio” para todos aún no termina, pues el cuarto de todos no es otra cosa que nuestro Planeta, y que aún hoy esas grandes multinacionales siguen haciendo lo mismo, contratando minorías de científicos dispuestos a vender su ética y su humanidad a cambio de dinero y de una opinión informada para sembrar dudas en cuestiones como el calentamiento global, la lluvia ácida, la toxicidad de los transgénicos o la bioacumulación por metales pesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario