miércoles, 2 de abril de 2014

Cosmos, una odisea espacial 4. Opinión


Cosmos, una odisea espacial 4. Opinión


Un cielo lleno de fantasmas



El episodio comienza cuando un padre camina con su hijo hablándole sobre la naturaleza ilusoria del cielo y el límite de velocidad del universo, la velocidad de la luz. Ciertamente esta escena me ha tocado mucho ya que me recordó como mi padre de forma semejante me habló alguna vez del mismo tema.
Figura 01. William Herschel y su hijo John. En terminos de conexiones John luego influiría en un joven historiador natural a bordo de lo que hubiera sido un insignificante viaje alrededor del mundo, de no ser porque ese insignificante naturalista era Charles Darwin y porque John era un ferviente proponente de una interpretación mas laxa de la cronología bíblica. John por su parte continuaría la labor de su padre como astrónomo.
Nuevamente el capítulo tiene que dejar muchas cosas de lado, ya sea por el tiempo o por el deseo que un bien observador se interese por indagar más. El padre  es William Herschel pruso de nacimiento desarrolló la mayoría de actividades de su vida en Inglaterra.

William fue músico por tradición familiar y uno bastante bueno, habiendo compuesto varias obras bastante formales, pero lo que lo ha lanzado a la fama fue su afición, que más tarde se transformaría en segunda profesión, la astronomía. William Herschel fue el descubridor del planeta Jorge… al cual actualmente llamamos Urano por un rebautizo posterior para que los nombres de los planetas conservaran un mismo tema.

Herschel fue un astrónomo altamente reconocido, al nivel de Laplace. Su reconocimiento llegó a tal punto que, en cierta ocasión que viajó a Francia a reunirse con Laplace el emperador Napoleón los reunió a todos con el propósito de hablar sobre sus teorías y descubrimientos.
 
Figura 02. El viaje hacia el agujero negro fue la parte que gráficamente mas disfruté de este episodio. Sin embargo me hubiera gustado un mayor énfasis en la discusión sobre el límite de velocidad del universo.
A parte de las referencias históricas a Faraday, Maxwell, y Einstein el capítulo hace una extrema gala de una calidad gráfica en su viaje por las estrellas que te dejan atónito. De hecho ciertas partes bien valen la pena de ser observadas en un teatro Imax.

Un cielo lleno de fantasmas hace referencia a lo ineficaces que son los sentidos físicos y el sentido común a la hora de poder describir adecuadamente los fenómenos de la naturaleza. Lo cual nos lleva al tema fundamental, la ciencia es anti-intuitiva, uno no puede usar al sentido común para refutar filosóficamente los postulados de una teoría.

Por más contra-intuitivos y extravagantes que son los modelos y teorías científicos ellos están allí por una razón fundamental, ayudan a poder predecir e interpretar fenómenos que luego nos permiten crear nuevos instrumentos, un ejemplo es otro descubrimiento de Herschel no mencionado en el capítulo y fue la existencia de radiación de color no detectable por debajo del rojo gracias a un termómetro colocado adecuadamente justo a la derecha de un haz de luz dividido en sus colores por un prisma.
Figura 03. Encontrando una luz invisible, un color incoloro.

La intuición nos diría que no debería existir nada más que los colores que vemos gracias a nuestros sentidos, pero los instrumentos y la razón permiten expandir nuestra mirada y “ver” más allá. La intuición nos diría que estamos viendo el Sol real y no su fantasma de hace 8 minutos, la intuición nos diría que el Sol sale, la intuición nos diría que existe un horizonte.

Existe quien llama tonto a quien no sigue el sentido común, pero a la luz de la naturaleza de la luz misma, seguir el sentido común es tan de tontos como pensar en la existencia de una Tierra plana.

2 comentarios:

  1. Les comparto una nueva página en español y le agradezco a los que puedan que nos ofrezcan sus aportes https://www.facebook.com/pages/Cosmos-Una-Odisea-de-Tiempo-y-Espacio/207367546140642?ref=ts&fref=ts

    ResponderEliminar
  2. Quietooo, pero aun no me lo he visto ojala mañana lo repitan, estoy que me lo veo.

    ResponderEliminar