sábado, 8 de marzo de 2014

La segunda ley de Lamarck, la herencia blanda

La segunda ley de Lamarck, la herencia blanda



La segunda ley de Lamarck hace referencia a la herencia y es de hecho una teoría propia sobre la herencia.

En esta se plantea que toda la ganancia del uso de los órganos, así como toda la perdida por órganos no usados puede transmitirse a la progenie, de esta forma en varias generaciones un órgano muy empleado puede crecer sin límites determinados.
 
Figura 01. Lo bello de la teoría lamarckiana es que concordaba con la idea de la Gran Cadena del Ser y con la telología de Aristóteles, haciendo de la evolución un procedo lineal, unidireccional y orientado a un propósito adaptativo.
A esta teoría de la herencia se la denomina herencia blanda, debido a que los factores reproductivos son blandos y pueden ser influenciados por los cambios en el cuerpo general del ser vivo.

Su teoría opuesta también fue desarrollada en el siglo XIX y se denominó herencia dura, en esta los factores reproductivos son duros y no pueden ser alterados por modificaciones en el cuerpo general del ser vivo.

De las dos la herencia dura ganó predominancia con los trabajos de A. Weismann  de los mendelianos en la última década del siglo XIX como Carl Correns.

No hay comentarios:

Publicar un comentario