sábado, 8 de marzo de 2014

La primera ley de Lamarck, de uso y desuso

La primera ley de Lamarck, de uso y desuso



La primera le dé Lamarck dice que cada animal que no ha pasado el límite de su desarrollo puede fortalecer un órgano mediante su uso continuo. La cantidad de esfuerzo colocado en dicho órgano es directamente y es proporcional al poder y tamaño que este va adquiriendo. Por otro lado, los órganos que no se emplean durante el desarrollo del ser vivo se hacen débiles y más pequeños con el tiempo.

Si haces ejercicio fortaleces determinados órganos, si no caminas los músculos de tus piernas se atrofian. Estos fenómenos eran bien conocidos desde la antigüedad, por lo que la primera ley de Lamarck no era más que una descripción de lo que todo el mundo sabía.

El punto era lograr una explicación de órganos claramente hipertrofiados en algunos seres vivos en comparación con otros de tipos semejantes, por ejemplo la jirafa con respecto a sus ancestros de cuello corto o en comparación a sus semejantes de cuello corto como el okapi.
Figura 01. Varias especies de jirafas vivas incluyendo al okapi de cuello corto.
La primera ley de Lamarck en este contexto sería inútil sin una teoría de la herencia, la cual se enuncia en su segunda ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario