martes, 11 de marzo de 2014

El siglo científico

El siglo científico




Un último aspecto corresponde a la ciencia, la cultura británica a pesar de aferrarse a una serie de valores altamente moralistas tradicionales, abrazó con gran fervor las novedades en ingeniería e industria, prueba de ello fue que en el año de 1851 se realizara en Londres la Gran Feria Mundial, donde 34 naciones alrededor del mundo expusieron lo último en avances científicos así como las expectativas sobre las tecnologías del mañana.

Gran parte de la ciencia escolar que es enseñada en el bachillerato fue propuesta durante esta época, no solo por científicos ingleses, también por sus competidores en Rusia, Francia, Estados Unidos, Austria y Prusia.

Solo para nombrar algunos nombres notables que cualquier escolar con buena memoria reconocería son: Amadeo Avogadro “1776-1856, Italia”, Ludwig Boltzmann “1844-1906, Austria”, Marie Curie “1867-1934, Polonia-Francia”, Pierre Curie “1859-1906, Francia”, Gregor Mendel “1822-1884, Austria”, Carl Correns “1864-1933, Alemania”, Christian Doppler “1803-1853”, Thomas Edison “1847-1931, Estados Unidos”, Nikola Tesla “1856-1943, Croacia-Estados Unidos”, Michael Faraday “1791-1867, Inglaterra”, Carl Friedrich Gauss “1777-1855, Alemania”, Josiah Willard Gibbs “1839-1903, Estados Unidos”, Ernst Haeckel “1834-1919, Prusia-Alemania”, Heinrich Rudolf Hertz “1857-1894, Prusia-Alemania”, Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander von Humboldt “1769-1859, Prusia”, James Clerk Maxwell “1831-1879, Escosia”, Dmitri Ivanovich Mendeleev “1834-1907, Rusia”, Alfred Bernhard Nobel “1833-1896, Suecia”, Luis Pasteur “1822-1895, Francia”, Santiago Ramón y Cajal “1852-1934, España”, William Thomson primer Barón de Kelvin “1824-1907”.
 
Figura 01. De la combinación de la mecánica y la química nacieron armas mas poderosas con mayor alcance. Cañones y ametralladoras, bombarderos y tanques. De aquí en adelante las ciencias de la naturaleza y en especial la física serían vistas como parte de la defensa estratégica de las potencias, cuestión que se materializaría varias décadas después en la segunda guerra mundial con el proyecto Mahattan.
No por nada algunos autores llaman al siglo XIX como un maravilloso siglo científico, una época en que el idealismo por las ciencias se elevaría a sus más altos confines de la esperanza humana, solo para ser aplastado por la barbarie que se impondría con el siglo XX con la primera guerra mundial “1914-1918”, momento en el cual casi todas las tecnologías desarrolladas para esa época seria empleadas para la destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario