viernes, 7 de marzo de 2014

El ser vivo como una máquina

El ser vivo como una máquina


Para la primer mitad del siglo XVII la historia natural se vio impregnada de una nueva idea, o mejor dicho una nueva analogía proveniente precisamente de los desarrollos tecnológicos de la época, la máquina. Ya Leonardo da Vinci “1452-1519” había creado estupendos artilugios mecánicos, los cuales incluían los primeros autómatas “robots”, por lo que la idea no era para nada nueva.

Figura 01. Leonardo da Vinci creó los primeros autómatas modernos empleando poleas, cables y palancas. La forma humanoide no es para nada azarosa en este contexto donde el cuerpo humano empezaba a ser visto bajo la perspectiva de una máquina muy compleja, pero al fin de cuentas una máquina que podía ser estudiada por los métodos de la filosofía natural y el naturalismo metodológico.

Fue René Descartes “1596-1650” quien en base a su filosofía mecanicista propuso asumir que los cuerpos de los seres vivos incluyendo al ser humano son como máquinas, una metáfora que podía ser extendida al mismo universo. Este concepto caracterizaría a la revolución científica de la ilustración en los siglos XVI, XVII y XVIII.

Dado que esta idea parte de una analogía física, Erns Mayr “1904-2005” asocia la analogía de la máquina a la postura filosófica que en la biología vendría a denominarse como fisicalismo, la cual también involucra la inclusión de las matemáticas en el pensamiento de los biólogos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario