jueves, 6 de marzo de 2014

El pensamiento evolutivo en Santo Tomás de Aquino

El pensamiento evolutivo en Santo Tomás de Aquino



"La verdad de nuestra fe se vuelve objeto de ridículo entre los infieles si cualquier católico, no dotado con el aprendizaje científico necesario, presenta como dogma lo que el escrutinio científico demuestra falso." Santo Tomás de Aquino

Con el desarrollo de la Gran Cadena del Ser y el argumento de diseño por los teólogos cristianos la imagen de un mundo estático con categorías fijas, con límites claros se hizo bastante común en la cultura occidental.

Algunos teólogos estuvieron más abiertos a la posibilidad de que el mundo fuera dinámico, y que este dinamismo dependiera de reglas definidas o también llamados procesos naturales. Uno de esos teólogos fue Santo Tomas de Aquino quién es famoso por la distinción entre la causa primaria y las causas secundarias.

Santo Tomás de Aquino insistió mucho más que San Agustín de Hipona en que los textos de las escrituras como Génesis no debían ser interpretados de una forma literal que fuera en conflicto o que impidiera a los filósofos naturales la comprensión del mundo natural.

Santo Tomás sentía que la autonomía de la naturaleza era un signo de la bondad de Dios y que no había conflicto entre la concepción de una creación divina y de que el universo se desarrollara de forma dinámica, aunque en ese dinamismo la naturaleza en general tendría un fundamento teleológico, es decir una razón final y fundamental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario