domingo, 2 de marzo de 2014

El pensamiento evolutivo en Aristóteles

El pensamiento evolutivo en Aristóteles


Aristóteles “384-322” es el filósofo griego más influyente en la tradición occidental, después de todo su opiniones son siempre tenidas en cuenta en las fases introductorias a muchas disciplinas como la genética, los modelos atómicos, la anatomía, la taxonomía y en este caso la evolución.

Los escritos de Aristóteles resultaron de su investigación sobre el mundo natural de la isla de Lesbos y ha sobrevivido en cuatro libros que al ser traducidos al latín se conocen como: De Anima “acerca de la esencia de la vida”, Historia animalium “investigación sobre zoología” De generatione animalium “sobre la reproducción” y De partibus animalium “anatomía animal”.

En este punto hay que remarcar que al ser alumno de Platón Aristóteles continuó la tradición de su maestro sobre la escala natural. En Historia animalium por ejemplo, Aristóteles clasificó a los organismos en relación a una escalera jerarquizada o cadena del ser, colocando en las partes superiores a los organismos con mayor complejidad estructural.

De Aristóteles encontramos otra noción que dificulta el entendimiento moderno de la teoría de la evolución y es la noción de causa final u objetivo final de los seres vivos.

Bajo esta idea se sostiene que debido a que los seres vivos exhiben exquisitas adaptaciones para funciones muy bien definidas, estos debieron haber sido creados para estas funciones finales, son creados para esos roles. A  esta idea en la actualidad se la conoce como teleología.

Aristóteles rechaza las ideas de Empédocles "490-430" de que los seres vivos se crearan al azar, debido precisamente a la exquisitez de sus adaptaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario