jueves, 27 de marzo de 2014

Cosmos, una odisea espacial 3. Opinión


Cosmos, una odisea espacial 3. Opinión


Cuando el conocimiento conquistó el miedo

El episodio comienza con Tyson explicando el concepto de los patrones de asociación rápida que es empleada por las personas en su diario vivir, ya sea en un ambiente de cacería donde es necesario reconocer patrones con rapidez, o en un ambiente más filosófico para observar el comportamiento de las estrellas.
Figura 01. El capitulo comienza y termina con encontrar una causa subyacente para los cometas.

Posteriormente se prosigue con el problema de los cometas y como el mecanismo de percepción de patrones y de causas subyacentes se convierte en un arma de doble filo, favoreciendo tanto el pensamiento místico y el pensamiento científico. Inicialmente se indaga en las ideas del pensamiento místico de los cometas y como estos infundían temor entre los seres humanos de una enorme cantidad de culturas.
Figura 02. El estudio de las ciencias no es sencillo, y aun en la actualidad requiere de dos factores mínimos, una mente curiosa y unos medios económicos que sustenten esta curiosidad. Para Halley su padre se convirtió en su mecenas. 

Subsecuentemente se pasa a la respuesta científica, inicialmente se realiza una introducción a la fuente de los cometas tal como se la entiende en la actualidad gracias a los trabajos de Jan Ort y su hipótesis de la nube de Oort.
Figura 03. La nube de Oort realmente amplia la perspectiva del tamaño de la atracción gravitacional del Sol.

Vale la pena en detenerse un segundo en la hipótesis de Ort ya que esta ostentaría el rango teórico de mejor explicación desde la metodología naturalista para los cometas. Aun cuando la nube de Ort no pueda ser observada, muchos de los fenómenos que esta puede causar “sus consecuencias” si pueden ser observables y verificables astronómicamente. Es un tipo de observación experimental indirecta que no se da en un laboratorio, justo el tipo de razonamientos científicos que más elevan nuestra imaginación, pero que más cuestionamientos recibe de quienes no entiende de forma
Figura 04. Una pequeña comunidad científica filosofando y hablando. ¡Con un poco e Café!

Tyson continúa retomando las hazañas de una pequeña comunidad científica que cambió al mundo, Hooke, Halley y Newton.

Las colaboraciones y conflictos al interior de estos hombres conllevaría a la publicación de los Principios Matemáticos de Filosofía Natural, una de las más grandes obras de la literatura científica universal, donde el concepto de matematización de la naturaleza se convierte en un referente ineludible para las demás ciencias de la naturaleza, muy para el pesar de quien odie a las matemáticas.
Figura 05. Una amistan muy productiva, pero... la personalidad de Newton debió ser un poco mas errática. Este capitulo también pudo haberse llamado, cuando una amistad conquistó a la ignorancia.

Antes de Newton se veía a la naturaleza como una entidad caótica he impredecible sometida al capricho de Dios, pero después la naturaleza pasó a verse bajo un prisma diferente, la de una entidad con regolas fijas y entendibles como si se tratara de un reloj bien aceitado “creado por Dios igualmente”, pero ya no sometido a un capricho impredecible.

Con solo tres personajes Tyson nos muestra muchos de los elementos del concepto de comunidad científica que es tan empleado por la epistemología de las ciencias en la actualidad desde que fuera propuesto por Kuhn en la década de los 60s. El conocimiento científico solo es válido en el sentido de que es publicado y reconocido por otros. Esto se revela a través de la estrecha amistad entre  Halley y Newton.
Figura 06. Newton el alquimista o Newton el numerólogo tal vez fuese como el hubiera querido ser recordado de forma exitosa.

Otro aspecto de las comunidades científicas es la importancia del prestigio por ser el primero en proponer una nueva idea, hipótesis, ley o teoría, los juegos sucios y hasta los conflictos de personalidad. Esto se revela a través de la relación entre Newton y Hooke.

Lo cual nos lleva a otro punto, los científicos pueden ser individuos brillantes y al mismo tiempo pueden ser verdaderos imbéciles y ególatras, lo uno no quitará nunca lo otro. Después de todo al horrible Hooke le debemos entre otras el nombre de la unidad funcional y estructural de los seres vivos, la celda “inglés cell” o como nos ha llegado a los hispanoparlantes, la célula.
Figura 07. Personalmente no tenía de que no existiera retrato confiable de Hooke.

Los científicos también pueden perder el tiempo en el pensamiento místico y al mismo tiempo ser recordado por lo que ellos mismos considerarían un trabajo menor, Newton era en realidad un místico, numerólogo y alquimista “algunos afirman que incluso era homosexual, pero yo personalmente creo que su personalidad es más semejante a la de Sheldon”, pero es más recordado por tres relaciones matemáticas y sus consecuencias.

El capítulo termina revelándonos un aspecto de la historia de las ciencias y de las comunidades científicas que es más bien triste, y es ser opacado por alguien más brillante. El nombre de Halley está asociado a un cometa o a su relación con Newton, pero el realizó una gran cantidad de contribuciones importantes al desarrollo de las ciencias del siglo XIX como la astronomía o la tecnología.

Finalmente Tyson termina el capítulo contrastando como a pesar de que la búsqueda de patrones subyacentes es la causa tanto del pensamiento místico de las primeras civilizaciones, como del pensamiento científico naturalista moderno, el segundo ha logrado establecer leyes confiables que permiten predecir el futuro a un nivel de especificidad que ninguna profecía ha logrado jamás.

1 comentario:

  1. Yo substituiría la palabra "opinión" por la de "resumen".

    ResponderEliminar