jueves, 13 de febrero de 2014

Malthus y el optimismo de la era victoriana

Malthus y el optimismo de la era victoriana


Las ideas de Malthus eran revolucionarias en el sentido de que iban en contra de las nociones y valores culturales de la época.

Después de que la revolución científica de la edad de la ilustración tomó vuelo, y su impacto en la tecnología convirtió a Europa en la reina del mundo, la sociedad cambió. Los europeos y en especial aquellos pertenecientes a las naciones que procedieron a industrializarse rápidamente empezaron a valorar el futuro en términos de un desarrollo infinito, de una mejora sin pausa, de una acumulación hacia un desarrollo imparable.

Este positivismo sobre el futuro fue defendido por muchos académicos del siglo XVIII y XIX entre los que hay que destacar al padre de Thomas Malthus y a otros miembros de su círculo intelectual entre los que hay que destacar a Russeau "1712-1778", un filosofo francés muy influyente quien veía a la naturaleza humana de forma positiva.
Figura 01. J. J. Russeau
Los escritos de Malthus iban en directa oposición a esta sensación de optimismo general ya que planteaba la existencia de limitantes naturales al crecimiento de las poblaciones humanas, y entre sus críticos se pueden resaltar William Godwin “1756-1836” y el Marqués de Condorcet “1743-1794”.
 
Figura 02.  W. Godwin.
Es importante resaltar que la propuesta malthusiana original parecía limitarse específicamente a las poblaciones humanas, y que las conclusiones que el extrajo de estas no serían bien vistas ni por su comunidad, ni por nuestra comunidad y tampoco por este humilde escritor.
Figura 03. Marqués de Condorcet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario