jueves, 13 de febrero de 2014

Los únicos que creen que vivimos en un sistema de recursos infinitos son los economistas

Los únicos que creen que vivimos en un sistema de recursos infinitos son los economistas


Sin embargo, la mejora científica no se puede dar se forma infinita, no es magia, y las tecnologías y ciencias agrícolas siempre tienen en cuenta que se basan en sistemas reales con limitaciones.

Actualmente es cada vez más costoso y difícil el desarrollo de nuevas tecnologías para la mejora agrícola y médica, por lo que en últimas la solución aplicada es la antigüita, expandir la frontera agrícola y depredar el medio ambiente.
Figura 02. La frontera agrícola es el límite entre los sistemas intervenidos de forma dura para la agricultura y los sistemas que interactúan con el hombre pero mantienen cierto nivel de naturalidad. A medida que la presión alimentaria se incrementa y la falta de tecnología se hace evidente, la única opción es derribar zonas naturales para cultivar o criar ganado.
Muchos de los problemas ambientales en la actualidad, “por no decir que TODOS según autores como Cristian de Duve” se deben precisamente en ese exceso de confianza en un avance científico ilimitado por quienes no saben nada de ciencias de la naturaleza, pero que sin embargo tienen los cargos de decisión sobre políticas de estado.

La destrucción se las selvas, la contaminación de los ríos, la destrucción de la capa de ozono y la polución de aire son causadas por tecnología anticuada que sustenta una población simplemente demasiado grande y que se expande a demasiada velocidad.

Un ejemplo simple nos lo da la ruta entre el poblado del departamento de Cundinamarca llamado Madrid y el casco urbano de la ciudad de Bogotá en Colombia, esta zona había sido usada hasta hace poco para la producción agrícola, pero la presión poblacional de la ciudad de Bogotá presiona y expande sus límites, por lo que estos territorios están siendo empleados para la construcción de conjuntos residenciales.
Figura 02. Fragmento de la vía Bogotá Madrid. Como puede verse el trazado de la zona delata su uso tradicional como productora agrícola cercana a la ciudad, sin embargo se encuentra bajo una fuerte presión hacia la urbanización.
¿Si construimos sobre lo que comemos, que vamos a comer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario