domingo, 23 de febrero de 2014

La teoría de la evolución, la escuela y la religión III

La teoría de la evolución, la escuela y la religión III



La verdad de nuestra fe se vuelve objeto de ridículo entre los infieles si cualquier católico, no dotado con el aprendizaje científico necesario, presenta como dogma lo que el escrutinio científico demuestra falso”. Santo Tomás de Aquino.

De Santo Tomas de Aquino “1224-1274” he de tomar dos elementos conciliadores, la primera es la advertencia puesta en el primer párrafo del presente escrito, donde el aquitense advierte en no realizar afirmaciones sin fundamento académico, lo cual se hace muy común en los debates sociales sobre la evolución, el origen de la vida y el origen del universo.
Figura 02. Tomas de Aquino, Santo y Doctor en Filosofía Teológica de la iglesia Católica.

La segunda es la noción de causa primera y causas secundarias. En esta idea se nos dice que la causa primaria es Dios, semejante a la propuesta de Aristóteles como motor fundamental, causa incausada etc etc. El punto son las causas secundarias.

Si realizamos una analogía diríamos que lo más cercano a las causas secundarias es lo que conocemos como las leyes de la naturaleza.

Evidentemente desde las ciencias de la naturaleza es relativamente común la descripción de las leyes de la naturaleza, pero la existencia de una causa primera es objeto de muchos más problemas.

Evadiendo todos estos dilemas filosóficos sobre la causa primera simplemente diremos que, la ciencia es un juego en el que solo se vale usar causas secundarias para explicar fenómenos naturales, es decir, donde acudir a la causa primaria es hacer trampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario