domingo, 23 de febrero de 2014

Enseñando la teoría de la evolución desde la controversia

Enseñando la teoría de la evolución desde la controversia



Desde que era niño el tema que más me fascinó en la biología sin duda alguna fue la evolución, las eras geológicas y la existencia de criaturas imponentes y maravillosas que ahora no vemos. Tal vez eso marcó mi vocación de cierta forma.
 
Figura 01. Fue en esta enciclopedia "tomo de los Animales" donde por vez primera tuve contacto con la teoría de la evolución, sin tener demasiado contacto con el nombre de Darwin. Las ilustraciones son simplemente preciosas y el contenido textual es muy bueno aun para los estándares actuales.
El problema es que la instrucción que recibí sobre el asunto fue algo frustrante y no es que mi profesor de bachillerato no la enseñase, tal vez es que de alguna forma magistral fue capaz de evadir toda controversia posible.

La enseñanza de las ciencias tiende a tener ese defecto, instruir sobre datos, fechas, apellidos y teorías pero no sobre los debates, las controversias, la competencia por el crédito académico, en fin el trabajo que realmente se realiza al interior de las comunidades científicas.

Aunque la palabra controversia no es una palabra que asociamos a la labor científica y puede sonar incluso hasta relativista, desde el punto de vista de ciertas corrientes filosóficas no positivistas de la ciencia es todo lo contrario, es decir gracias a la existencia de la controversia al interior de las comunidades científicas es que podemos tener la seguridad de un trabajo científico adecuado y honesto.

Después de todo, la ciencia se basa en la capacidad de dudar de todo lo posible para buscar respuestas adecuadas pero siempre en movimiento, siempre mejorables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario