martes, 14 de enero de 2014

Silogismos

Silogismos


En un silogismo simple se tienen dos enunciados, dos frases denominadas premisas, de las cuales se puede obtener un enunciado nuevo llamado conclusión.

Por lo general hay una premisa mayor o más general, esta da la definición. La otra premisa es más específica y debe concordar con la premisa mayor. La conclusión toma ambas premisas y permite realizar una afirmación que concuerde de forma simultánea con las premisas anteriores:

Ejemplo 1.

Premisas.
Todos los hombres son mortales.
Sócrates es un hombre.

Conclusión.
Sócrates es mortal.

Ejemplo 2.

Premisas.
Todos los mamíferos son animales.
Todos los hombres son mamíferos.

Conclusión.
Todos los hombres son animales.

Ejemplo 3.

Premisas.
Las células eucariotas se definen como aquellas que poseen núcleos definidos.
La célula animal posee un núcleo definido.

Conclusión.
La célula animal es un tipo de célula eucariota.

Ejemplo 4.

Premisas.
Todas las células vegetales poseen una vacuola.
Las células animales no poseen vacuolas.

Conclusión.
Las células animales son diferentes a las vegetales.

Ejemplo 5.

Premisas.
Las células eucariotas se definen como aquellas que poseen núcleos definidos.
Las células de las bacterias no poseen núcleos definidos.

Conclusión.
Las células de las bacterias no son eucariotas.

Así pues, la capacidad de argumentar es el pilar fundamental de la ciencia, en donde las conclusiones y/o afirmaciones deben estar fundamentadas por premisas, causas, argumentos, o aunque suene redundante, razones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario