viernes, 17 de enero de 2014

La ciencia no es la labor de individuos aislados

La ciencia no es la labor de individuos aislados


La ciencia no es un fenómeno individual, por más que la ficción tienda a popularizar el arquetipo del científico loco que revoluciona un campo de la ciencia desde su sótano.
Figura 01. El genio maligno o el buen científico despistado, ambos tienen en común que por lo general en la ficción los científicos son retratados como individuos aislados que revolucionan la ciencia desde el garaje de sus casas.

El asunto es un poco más complicado que eso, la ciencia es una labor humana, y como tal es realizada por toda una comunidad, y por esa razón, debe comunicarse y ponerse de acuerdo.
Figura 02. La Sociedad Real de Londres fue una de las primeras comunidades científicas. Fue fundada en 1660 como un club exclusivo de caballeros ricos que podían dedicarse a la contemplación de la filosofía natural.
El proceso de comunicación científica no ha sido siempre el mismo, y de hecho, originalmente se basaba más en la confianza y el buen nombre del investigador que exponía sus conclusiones a la comunidad científica.

El problema es que ese método de comunicación conllevaba a modos de razonar no propios de la ciencia, como por ejemplo, abandonar las garantías que emanan de los datos en sí, para abrazar garantías que emergen solo de la autoridad de un individuo "completamente falaz esta última".
Figura 03. Los directores de diversos grupos de investigación de la época de Einstein, ellos son los representantes de su comunidad científica, los trabajos de Einstein no tienen sentido sin ellos y viceversa.
Tal práctica conllevó en su tiempo a problemas, a individuos que en afán de gloria publicaban conclusiones con datos pobres, que no dejaban al acceso de nadie las muestras originales, pues eran como si fueran de su propiedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario