viernes, 17 de enero de 2014

El científico también es un ser humano

El científico también es un ser humano


Confiamos tanto de nuestras vidas en la ciencia que deseamos que las personas que la construyen tengan un nivel de moralidad superior, genios excéntricos, más allá de los demás.

Si bien, muchos ejemplos de esto existen, y uno de los que más me viene a la mente es Linnus Pauling, quien estuvo preocupado por el uso de la teoría cuántica y la física nuclear en la creación de armas, siendo un ferviente activista por la paz; la cuestión es que esto no es tan necesario.
 
Figura 01. Linus Pauling en una manifestación por la paz.
Los científicos también son seres humanos, comen, ríen, sueñan, odian, aman, se casan, se separan, son heterosexuales, otros homosexuales otros asexuales, algunos interactúan con la sociedad, otros están un poco desconectados, incluso algunos poseen enfermedades cerebrales como el síndrome de asperger en fin, su única diferencia es elegir como profesión el dedicarse a la contemplación de la naturaleza.
Figura 02. Albert Einstein no tuvo una vida familiar "tradicional", se separó de su primer esposa y se casó con su prima.
La labor científica puede ser muy estresante, y la presión por publicar puede hacer que algunos individuos se vean tentados a copiar o crear resultados de experimentos que nunca realizaron. Es por esa humanidad que la revisión por pares es tan importante.
Figura 03. La sexualidad de Newton no puede clasificarse como tradicional, algunas leyendas dicen que era homosexual, otras que era asexual.
Así pues, la diferencia entre las comunidades científicas y otras comunidades como las de los religiosos, es que lo que ha producido la ciencia se ha materializado en tecnología “y viceversa”, impulsando la generación de riqueza y poder económico.

Si duda de los productos de la ciencia, meta su mano y saque su celular, al mirarlo estará observando un producto de la teoría de la mecánica cuántica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario