domingo, 8 de diciembre de 2013

Base doctrinal

Base doctrinal



Para el Papa Pablo VI, como para todos sus predecesores, las relaciones maritales son mucho más que el acto sexual entre un hombre y una mujer. Ellas constituyen la unión de una pareja que se ama con un Dios amoroso, en la que las dos personas crean a una nueva persona materialmente, mientras que Dios completa la creación adicionando el alma.

Lo anterior hace que la unión marital tenga u componente divino/sagrado, por lo que Pablo VI no admite que las decisiones humanas arbitrarias puedan limitar la providencia divina. El Papa no dibuja una imagen muy romántica del matrimonio, las relaciones maritales son fuente de gran felicidad, pero también son fuentede dificultades y penas.

La encíclica abre con una justificación de la competencia del magisterio de la Iglesia Católica para decidir sobre las cuestiones morales. Posteriormente aborda las circunstancias  que frecuentemente inducen a las parejas a limitar el número de hijos, y sobre el valor del acto sexual conyugal. Sin embargo de sostiene que el acto sexual debe “mantener su relación intrínseca hacia la procreación de vida humana”.

Toda acción específicamente organizada y realizada para prevenir la procreación está prohibida, excepto en circunstancias médicas necesarias.

Los métodos terapéuticos necesarios para curar las enfermedades son discutidos, incluso si un impedimento para la procreación, solo si no están directamente enfocados en desarrollar la infertilidad.

El aborto incluso por razones terapéuticas es absolutamente prohibido, al igual que la esterilización aun cuando esta sea temporal; solo se exceptúa en casos en que el procedimiento terapéutico sea absolutamente necesario para preservar la vida de la mujer debido a trastornos de alud secundarios no relacionados con el control natal como el cáncer.

Sin embargo si se permite un método de planificación familiar es el que toma ventaja del ciclo menstrual, en donde ciertos días los niveles de fertilidad femeninos son más bajos.


Se afirma que los métodos de control natal artificiales resultarían en consecuencias negativas como la disminución de los estándares morales debido al posible concepto de relaciones sexuales sin consecuencias, y el riesgo de reducir a las mujeres a meros instrumentos de satisfacción para los hombres, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario